domingo, 31 de agosto de 2014

La Luz de las Palabras (91)


"  Mi Hogar está donde ahora yo estoy. Este mi es mi Hogar, porque es en mi interior donde habita el apreciado espacio para sentir quién yo soy.  "
 
Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.

miércoles, 27 de agosto de 2014

A una amada alma

Cuando el pasado se ancla en tu esencia, el timón de tu vida deja de pertenecerte. Estás cogido a él, pero ves como tu voluntad adormecida se paraliza para escuchar la guía de tu corazón.
Desde las raíces creadas en un pasado, te das cuenta que tú no puedes dirigir tu vida, viendo como tu cuerpo va ralentizando tu andar. Los pasos que dabas ya no pueden medirse por sus distancias abarcadas, sino por el hecho de poder poner un pie delante del otro.
Estás en la cabina de mando de tu vida, pero tus manos, puestas en el timón, ves que no responden a tu voluntad. Estás sola, pero la decisión a tomar está envuelta de constantes dudas, incerteza e incapacidad de sentirte lo suficientemente válida para realizar un movimiento que lleve tu nave hacia la voz de tu interior.
Hace muchos años desapareció, y tu ser se puso en manos de tu entorno. Negaste tu ser. Anulaste tu voluntad. Llenaste tu vacío interior con resignación, resentimiento y desamor. Avanzaste indefensa y desamparada. Sentiste la indiferencia en tu vida, empezando por tu propia actitud ante ti. Dejaste de existir como ser lleno de luz y amor, transformando la integridad en negación absoluta de tu verdadera naturaleza.
Han pasado los años, más de setenta, y tu cuerpo y tu mente muestran los desagravios vividos a lo largo de tu existencia actual.
Tu dedicación a los demás, obedeciendo e ignorándote, te ha llevado a un estado de encierro, creándote tu propio mundo y tus propias reglas. Tus palabras resuenan a un resentimiento acumulado a  lo largo de los años, un dolor no expresado en tu interior al no ser tú. Ahora, te miras al espejo y procuras no ver tu cuerpo, tu físico porque lo que ves, no te gusta.
En su momento la alegría y el gozo de vivir desaparecieron de tu rostro. Seriedad, malhumor, emociones fuertemente reprimidas negaron cualquier supuesto intento de florecer.
Fuiste la esposa ideal para muchos.
Te rodeaste de almas que se acercaban a explicarte sus adversidades ante la vida,…..y tú escuchabas y callabas, callabas constantemente. Tu voz se apagó, y cualquier sensación de liberación que hubiese llegado a producirse, se anularon por no sentirte capaz de ser tú. No te creíste importante ni valiosa, después de criar varios hijos y hacerte cargo de ellos día tras día.
Ahora, sientes la nostalgia de la niña pequeña que hay en ti. En el fondo, siempre la has sentido. Te gustan los niños mientras sean bebés o pequeños. Cuando alcanzan cierta altura, los identificas con los adultos, y debido al resentimiento, fuertemente enraizado en ti, dejan de ser buenos, y entran en el calificativo de bichos o malos, o de ya no es como antes.
Los años han cambiado, y te han llevado al presente. ¿Sabes qué? Te amo. Siento tu dolor interior no expresado. Veo tus secuelas de la falta de autoestima y anulación de tu ser. Siento y veo todo esto y más, y ante esta visión, también veo la bondad que hay en ti, el amor que emanas para que ningún niño sufra lo que tú has vivido. Te has quedado con las intenciones. Sabes escuchar y esto hace que aquellos que tengan algo que decir sobre sus heridas en su vida, se te acerquen y te cuenten. Atraes padecimiento.
Tu mente se está debilitando por momentos. Tus recuerdos, van a menos. Tu presente no existe para ti, solo la memoria de parte de tu pasado donde se crearon las heridas, todavía sin cicatrizar. Lo nuevo es rechazado.
Te amo, amada alma. Mi corazón siente un profundo sentimiento de compasión luminosa hacia ti.
 
Los días pasan y cada presente vivido a tu lado, hace que pueda compartir la alegría y la esperanza de vivir contigo, haciendo que cada día sea una nueva oportunidad para gozarlo y sentir el sentido de la vida en nosotros. De pequeño estuviste a mi lado,  y ahora junto a tu pareja de vida, te acompañamos en estos momentos de una lenta decadencia física y mental sobre todo.
Los expertos todavía no saben las raíces de lo que se denomina alzhéimer. No podemos entender una enfermedad sin saber y comprender la vida que un ser ha seguido hasta los primeros síntomas de su aparición.
Cuando nos negamos y nos anulamos como seres, cuando dejamos que nuestro empoderamiento sea carcomido por nuestro exterior, vamos muriéndonos en vida. Nuestras facultades mentales y físicas se retraen y nuestro funcionamiento interior va desgastándose hasta sentir la impotencia de poder volver a mover su engranaje.
La anulación del ser puede llevar al desgaste prematuro y a una manifestación de nuestra materia como puerta de escape de los residuos emocionales reprimidos, miedos y una actitud de indefensión, infravaloración, actos reprimidos y ausencia de amor en nuestra vida.
Esta denominada enfermedad desaparecería con el amor y la ternura emanada desde el corazón. Cuando dejamos de ser nosotros, bloqueamos la energía de nuestro ser, bloqueando a la vez, partes de nuestro físico, y con el tiempo, si no hemos sido capaces de poner el remedio a través de nuestro autoconocimiento, empezarán a manifestarse los síntomas de una incapacidad, padecimiento o dolor físico y/o mental debido a un bloqueo emocional por una falta de amor en nuestra vida.
Viviendo en el desamor, dejamos de ser nosotros.
Amada alma, te amo y, es ahora en mi presente, que puedo disfrutar de la vida a tu lado, viéndote reír, abrirte a la vida y empezando a mostrar tu sentido del humor. Durante años no vi tu rostro resplandeciente y alegre como ahora. No existía nuestra complicidad y la unión de estos momentos. ¿Sabes? Te amo y siento tu aceptación de mi ser en ti.
Veo tu sonrisa, tu reír y tu sentido del humor. Quiero darte las gracias por todo lo que has hecho por mí. A pesar de los pesares, quiero agradecerte tu dedicación a mi ser, el tiempo que estuviste a mi lado.
No estarás sola, y quiero decirte que tu esposo estará junto a ti en todo momento. Te ama, y desde el corazón. Sabe que ha llegado su hora, donde tendrá que darte toda la dedicación que tú le has dado a él.
Ahora puedo disfrutar de vosotros dos como no lo había hecho de pequeño.
 
Gracias por ser y estar. Gracias amada alma.

jueves, 21 de agosto de 2014

Unas palabras desde el Hogar

-         Hola amado Hogar. Gracias por estar. Siento y percibo la Luz de los nuevos tiempos. Algo grande está sucediendo en este planeta donde me encuentro. Una transformación interior se está produciendo y las almas empiezan, no ya a despertar, sino a perder el miedo para adentrarse en este camino hacia ellas.
-         El Hogar está presente. Estamos con todos vosotros, y así debe de ser por lo acordado según el Plan Divino. Nos complace poder estar a vuestro lado y darnos cuenta como cada vez sois más los que nos percibís, sentís y veis. Saber que nos abrís vuestro corazón hace que el Gran Plan sea llevado a término. Ya no hay vuelta atrás. Éste se realizará, mientras, honramos vuestras presencias en este proceso para la elevación de vuestro planeta. Cada uno de vosotros, los dispuestos a recordar quienes sois, honraréis a la Fuente por el solo hecho de estar donde estáis. Vuestro mundo cambiará e iréis viendo la restructuración de vuestro entorno físico y la iluminación de las almas que os iréis encontrando en el camino. Veréis que no estáis solos, y os daréis cuenta que estos momentos de vuestro proceso es el anunciado tiempos atrás.
-         ….
-         Os iréis uniendo y juntos iluminaréis la oscuridad que todavía habita vuestro planeta, desapareciendo y viendo como lo que fueron ya no pueden manifestar ni controlar en los nuevos tiempos. Ha llegado la hora del no control, de la cooperación, la aceptación y la unión de los corazones, dejando sin fuerza ni poder los intereses personales y miedos.
-        
-         El camino que seguíais ha quedado obsoleto, agotándose toda predisposición basada en los deseos, acumulación y presencia de lo que denomináis ego. (Pausa). Son tiempos de Luz y Unicidad. Os vais encontrando, viejas almas, las unas con las otras. De diferentes continentes, habéis eliminado las distancias para saber de todas vuestras almas hermanas. Vais recordando y vais sabiendo de aquellas almas que estuvieron con la vuestra compartiendo sabiduría y amor.
-        
-         Los que habitáis este planeta os vais acercando y acortando las distancias en vuestras relaciones. Ellos (los animales) son una muestra de lo que os decimos. Lo que denomináis como “salvajes”, dejarán de serlo porque vosotros vais elevando vuestras energías. A medida que el ser que sois vayáis recordando vuestra esencia y vuestros orígenes, todos los seres de vuestro mundo os iréis acercando y conviviendo cada vez más cerca los unos con los otros, sin barreras y aceptándoos cada especie como es. En el fondo, todos sois y seguís el mismo camino: la unión y el respeto por la naturaleza y toda vida existente en ella, incluyéndoos.
-        
-         El planeta Tierra, como alguno lo llamáis ya no es el mismo. Ha llegado la hora de su renovación y la aparición de una nueva raza basada desde el corazón y una disposición y actitud para hacer este lugar un espacio donde reine la armonía, la paz, el respeto, la evolución individual y el amor. Hacia aquí os dirigís amadas almas. El Hogar en todo momento estará con vosotros, porque, aunque haya habido siglos que no habéis sabido de nosotros, estamos y estaremos a vuestro lado porque sois parte de la Familia Universal. La Fuente es Una, y vosotros sois parte de esta Fuente de la cual todos procedemos.
-        
-         Alegraos por estos momentos que estáis viviendo porque son los pilares de la nueva humanidad. Pilares creados por vuestro Recordar, vuestra Luz y Amor. Estáis construyendo una amorosa cuna para que el Cielo sea en la Tierra. Sois los creadores de una nueva vida, un nuevo mundo donde estar en él representará sentir al Padre y la fuerza del Amor en cada uno. Será la preparación de un servicio que cada uno, en su momento, realizará fuera de vuestro universo. ¡Sentidnos hermanos! ¡Sentid el Amor que sois!, porque él os llevará a nosotros y a la divinidad que sois.
-        
-         Os amamos y nuestro Amor es Uno con el vuestro. Abríos y dejad que seamos parte de vosotros. Recordad porque las puertas de aquel quien sois se abrirán y podréis ver la majestuosidad de vuestro ser y la magnificencia de vuestro servicio en este amado mundo que habitáis.
-         Amén. Así es y será. Mi Amor es Uno con el vuestro, y que la Voluntad Divina sea realizada plenamente.
-         Así es y será, hermano. (Pausa). Confiad y dejad que vuestro corazón os guíe. No temed porque no hay peligro que exista, solo vuestro pasado en el presente. Liberaros de él, porque ya no tiene cabida en vuestro presente. Solo el Amor en vuestros corazones. Abríos a él y sabréis de nosotros.
-         Gracias por vuestra comunicación y que podáis llevar a término lo que habéis venido a hacer con nuestra humanidad. Gracias por todo y por ser. Gracias.