miércoles, 17 de mayo de 2017

Y así fue...

Y así fue como las almas, hasta ahora guerreras, se convirtieron en sirvientes del firmamento en su mundo aislado de toda existencia de dos lunas.
La brisa del cambio apareció en su dimensión para poder elevar la energía de sus existencias.
Se habló durante mucho tiempo, y al final, en medio de un proceso de Ascensión, con la voluntad de las propias almas, aquel planeta se elevó, abriendo las puertas del Hogar celestial en cada uno de los presentes.
Durante siglos todo se fue preparando para dar el gran salto, y ahora, los tiempos que vivimos, son los anunciados por nuestra Hermandad de la Luz. Ahora es el momento esperado para la realización del sentido de la vida que cada alma acordó en sus preludios de encarnación.
Todo se confabuló para dar vida a un proceso que llevaría a los seres humanos a dejar su humanidad para mostrar la Divinidad que cada uno de ellos en el fondo era. En lo más profundo de sus entrañas, acurrado en sus ADN, esperaban cada aspecto del ser poder ser activados y mostrarse para llegar al ser multidimensional que en el fondo eran.
Los tiempos anunciados es nuestro presente para ir más allá de nuestro pasado. La liberación de quien fuimos nos permitirá llegar a la cima de nuestra máxima
presencia encarnada. Nuestra materia llegará a mostrar su más sutil esencia, pudiendo mostrar al verdadero ser que cada alma es en medio de la experiencia terrenal.
Nada habrá sido en vano. Durante siglos todo se preparó minuciosamente para dar cabida al resplandor de la esencia albergada en cada uno.
Muchos os daréis cuenta de los resultados que iréis obteniendo a lo largo de los próximos siete años. Habrá una resurrección en cada ser liberado de su mente donde la luz de sus corazones les llevarán a la materialización de lo que habrán venido a hacer. Serán cambios radicales en muchos de ellos, debido a la transmutación de sus vidas. Sus corazones les hablarán claro y alto.
Serán seres protegidos por su propio amor y guiados por su propio corazón. Las almas se elevarán hasta alcanzar la plena Unicidad con el Hogar de donde todos proceden, así como sentir la plenitud y las presencias de todos los seres que velan y tutelan este mundo que vivís y a toda humanidad.
Grandes cambios se producirán y un gran despertar de consciencia habrá a lo largo de todo el planeta.
¡Alegraos por el tiempo que vivís!
¡Escuchad a vuestro corazón que será el susurro de vuestro camino en medio del proceso universal!
¡No dudéis y no desfallezcáis, porque los tiempos anunciados y esperados por todos vosotros, ha llegado!
Revisa tu vida, y te darás cuenta cómo ha ido cambiando en pocos años. Recuerda lo que sientes ahora y lo que sentías tiempo atrás. Esto es un síntoma de los grandes avances que todos vosotros habéis creado para una Tierra llena de Amor, Paz y Unicidad.
Amor. Paz. Unicidad.
Vuestra vida cada vez os pertenecerá menos, porque vuestra dedicación a la Gran Voluntad Superior, hará que esta sea quien os guíe y se manifieste a través vuestro. Ya no sois aquel quien fuisteis, y cada vez iréis notando más el nuevo ser que se irá expresando a través vuestro.
¡No temáis! Todo va bien.
Sentid el sosiego y la armonía en vuestro interior.
Sentid el Amor, vuestra esencia innata. Entonces, todo será y las puertas del Hogar se abrirán de par en par para ya no cerrarse más.
Gracias por ser y estar.


Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros. 

domingo, 14 de mayo de 2017

"Abrazando el Corazón"

Antes que nada, quiero dar las gracias por la estima que recibo de todos vosotros, amada familia de Mallorca, cada vez que me invitáis a venir. Los momentos de Amor y Luz que vivimos son inexplicables con las palabras humanas, y nuestro corazón siempre se ha expandido sintiendo la Unicidad entre todos aquellos que cada vez hemos estado en los eventos creados. A todos, gracias.
Hoy me complace anunciaros el nuevo encuentro que se realizará en Mallorca a principios de julio, a lo largo de una semana con toda una serie de momentos relacionados con nuestro proceso para poder sentir nuestra esencia y poder deleitarnos de unos días de tranquilidad, descanso y contacto con el entorno, la naturaleza.
Vivimos momentos importantes de nuestro proceso, y estas jornadas nos ayudarán a dar nuevos pasos en nuestro camino. Solo quiero invitaros y a todos aquellos que vengáis poder compartir unos días de amor, esclarecimiento y luz.

Para asistir, no es necesario inscribirse a todas ellas, sino solo a aquellas que vuestro corazón así lo sienta. la charla inicial y presentación de la semana, así como el encuentro final, del domingo 9, son de asistencia gratuita, pudiendo asistir aunque no hayáis podido venir a lo lago de la semana.

Hasta entonces, un abrazo.


jueves, 11 de mayo de 2017

No hay plan B


-         Maestro – dijo un día un discípulo ante su mentor, llevo años a su lado y siento que ya no soy el mismo del primer día que le conocí. Hay algo que quiero preguntarle en relación a lo que nos sucede en nuestro sendero individual.

El maestro se quedó observándole esperando la pregunta del joven que tenía ante sí.
-         Espiritualmente, cuando algo no sale como debería de salir, ¿hay un plan B, una segunda opción a realizar?
Los ojos del tutor no dejaron de mirar a los de su discípulo, haciendo una sonrisa y teniendo un respeto por la pregunta realizada. De repente, sus labios se dispusieron a hablar, diciéndole:
-         Amada alma, no hay segundas opciones en el camino espiritual. No hay errores en la adjudicación de los hechos a vivir por parte de alguien. El universo, señalando hacia arriba con su dedo índice derecho, no envía al azar las bendiciones para los que vivimos encarnados en esta vida. No hay equivocación en los designios celestiales. Todo tiene su sentido desde la Fuente de la cual procedemos. (Después de una pausa, prosiguió diciendo:) Aquello que vivimos en este plano, así debe de ser. No siempre el ser humano entiende lo vivido, debido a la forma en que convive. Aquello que nos es designado, es lo adecuado para nuestra alma. No hay nada erróneo en nuestro proceso. Todo sigue un flujo para nuestro mayor bien y el de todos. Lo que puedes llegar a experimentar influye a todos aquellos que te rodean. No es en vano, ni superfluo lo que de la vida recibes. No existe una segunda opción por si la primera no es la adecuada. Toda opción es la adecuada para nuestro camino. Hay diferentes oportunidades depende de la reacción del discípulo que todos llevamos dentro, pero la bendición recibida como primera opción es la adecuada.  
Después de una pausa, el maestro continuó:
-         Toda nuestra vida tiene un sentido mayor a nuestras creencias. Nuestros pensamientos, a veces traen hacia nosotros una explicación según el momento que nos encontramos, no desde la elevación del alma.
Entonces el discípulo intervino diciendo:
-         Pero no siempre lo que vivimos nos hace sentir bien.
-         Al igual que una semilla en su proceso de brotar y elevarse necesita el agua para crecer, así el alma necesita de su esencia para elevarse. La semilla puede pasar por períodos de sequía, pero la humedad existe en el interior de la tierra, por más profunda que esté. El humano, en los períodos de sequía necesita ir, también, a lo más profundo de su interior para reconectar con su esencia que le permitirá sentir aquel quien es y su sentido en esta vida. Este hecho de ir a su interior, permitirá que lo exterior no influya en lo interior, y que lo interior, haga cambiar el entorno de uno mismo. ¿Entiendes mis palabras, amado ser? – dijo el mentor al joven.
-         Sí, maestro – le respondió. No hay nada que vivamos que no tenga un sentido para nuestra alma, y así poder seguir nuestro proceso hacia aquel quien somos.
-         Así es – dijo el maestro, asintiendo con la cabeza.
-         Y teniendo presente esto – continuó diciendo el joven, todo lo que recibimos y el universo nos da es para avanzar o rectificar algo que nosotros no somos conscientes o no nos damos cuenta en aquellos momentos.
Quien le escuchaba hizo un movimiento afirmativo con su cabeza. Luego, dijo:
-         Cuando aprendemos, dejamos el dolor y el malestar a un lado del camino, porque ya no nos pertenece.
-         ¿Hasta cuando este proceso, amado maestro?
-         Hasta que ya no te cuestiones más la vida. Solo la sentirás y sabrás qué hacer. Será entonces, cuando sentirás aquel quien eres y sabrás qué hacer en todo momento. La paz y la serenidad serán en ti. Sentirás el amor intensamente y solo querrás transmitirlo según tus cualidades. Entonces, todos se beneficiarán porque serás el espejo de cada una de las almas que se te acercarán.
Se hizo una pausa, y en unos instantes el discípulo dijo:
-         Gracias maestro. Ahora entiendo tu silencio y tu presencia.  
Los dos se saludaron haciendo una suave reverencia y el maestro se giró y se fue.
El discípulo se quedó allí quieto, en el lugar donde se había producido el encuentro entre una visión terrenal y la espiritual.
Hizo una respiración profunda y se dispuso a irse, sintiendo un gran agradecimiento por lo recibido.

Había dado un paso importante hacia su maestría.