miércoles, 18 de octubre de 2017

Estando en el Hogar




Una vez, un alma despierta y consciente sintió su interior y se reunió con sus hermanos de la Luz. Con ellos sintió y mantuvo una comunicación sobre los momentos que vivía:
-         Mi Amor es Uno con el vuestro – dijo.
-         Y el nuestro Uno con el tuyo – le respondieron.
-         Me quedaría todo el tiempo en este estado, aquí con vosotros.
-         Puedes hacerlo, sintiéndote e irradiando tu esencia a todos aquellos que te rodean.
-        
-         Nosotros estamos contigo en todo momento. El Hogar está en ti. Al sentirte sentirás nuestras presencias y la esencia de la cual provienes. Estás sintiendo de allí donde procedes y naciste al sentir aquel quien eres. Tu proceso te ha llevado a Casa, retornando al Hogar del cual procedes. 
-         ¿De qué manera puedo aplicar lo que ahora siento aquí en el mundo donde estoy, en esta vida?
-         Con tu presencia. No es necesario que hagas grandes cosas porque tu presencia por sí misma ya transmutará todo aquello que no sintonice con el Hogar. ¡Sé tú! Siente quien eres y tu vibración llegará a todos aquellos que la necesiten. Tu presencia liberará a las almas que lo necesiten y estén preparadas. Sencillamente sé tú. No quieras hacer nada en especial, porque aquello que hace que la oscuridad desaparezca es tu presencia. No es necesario que quieras ir a lugares para que así sea, debido que aquel quien eres ya te está llevando allí donde necesitas estar según lo que has venido a hacer. Déjate llevar porque el contrato de aprendizaje que acordaste sea llevado a término con todo su resplandor. Nosotros estaremos contigo, seremos parte de ti, y tú, parte de nosotros. No habrá diferencia entre tú y nosotros. La esencia del Hogar se irá instaurando en este mundo en proceso de Ascensión.
-         Así, ¿no debo de hacer nada y solo sentir y abrirme para recibir todo lo que se me ofrezca, porque ya me encuentro en el lugar adecuado?
-         Tu alma divina te está llevando y ya sabe lo qué hacer. Escucha a tu corazón porque aquello que necesites hacer lo sentirás a través de él.
-        
-         No quieras correr y que las cosas sean según quieres por necesidad, porque aquello que emana del corazón no tiene ninguna necesidad ni prisa, porque la esencia de donde procedes solo existe el presente. No hay previstos, ni controles ni organización, porque cada uno ya sabe lo qué hacer y todo se sincroniza cuando alguien del Hogar encarnado ya está a punto para dar el siguiente paso. Todos colaboramos para que así sea, por lo tanto, no quieras acelerar el proceso porque tu esencia ya sabe cuándo es el momento para ti o para aquellos que ya estén preparados o dispuestos a dar nuevos pasos según la Gran Voluntad Divina.
-        
-         A medida que vayas sintiendo tu Divinidad, tu esencia, irás viendo como tu existencia actual irá avanzando por la Luz de tu realización y plena manifestación en este mundo donde ahora estás.
-         ¿Hay alguna manera que pueda transmitir todo esto que siento y se me hace saber?
-         Sé tú y siente tu esencia. Deja que tu esencia Divina te guíe y te lleve en todo momento allí donde debes de estar. Deja que aquel quien eres se manifieste a través de ti de una manera libre y plena. Será así, como la Tierra sabrá del Cielo.  
-         Que el Amor sea en todos vosotros – dijo.
-         Siempre hemos estado y estaremos contigo, y todos aquellos que se abran de corazón sabrán de nosotros y de ti.
-         Gracias hermanos. Que Dios os bendiga – acabó diciendo.
-         El Amor es en ti – expresaron ellos para finalizar el encuentro.

miércoles, 11 de octubre de 2017

miércoles, 4 de octubre de 2017

Procedente del Hogar




       No hay perdedores en vuestra dimensión. No hay iluminados, como algunos nombráis en vuestras vidas actuales. Los estados de bienestar y abundancia no proceden de un azar aleatorio. Todos sois alimentados según necesitáis. Todos bebéis de la Fuente que emana de la Voluntad Superior a vuestro raciocinio. Cada uno de vosotros está recibiendo la abundancia para vuestra alma. Cuando ésta ha sido consciente por el ser que la contiene, entonces, la visión de vuestras vidas cambia y la percepción que teníais se transmuta en agradecimiento y valoración de lo mucho que tenéis. Así que, no hay pobres o ricos, ni clases sociales, ni categorías de mundos. Todo esto pertenece a vuestra dualidad y raciocinio. Todo lo que existe es el mayor bien para todos aunque no siempre vuestra condición humana lo comprende. Es abundancia para vuestro ser y planeta.
La evolución producida hasta el presente debido a la abundancia existente hasta ahora, os ha llevado a los momentos actuales, álgidos para la Gran Transmutación Planetaria y Universal. El hecho de vivir lo que habéis vivido ha sido una bendición para vosotros, pues recibir lo mejor para vuestro proceso os acerca a aquel quienes sois. Solo así habéis podido acercaros a vuestra verdadera esencia, percibiendo la naturaleza innata en vosotros, Una con la Emanación Divina Universal, el AMOR.
Cuando la ceguera se convierte en Luz, entonces el corazón coge el timón de vuestro ser para llevaros más allá de vuestra dimensión.
Cuando la consciencia aparece, entendéis el sentido de vuestra existencia. Todo es fruto de vuestro proceso tridimensional para un mayor bien del firmamento. Vosotros sois parte fundamental de la elevación y la instauración divina a lo largo de todo lo existente más allá, incluso, de las estrellas. Por lo tanto, aquello que hacéis y donde os encontráis no es más que el siguiente escalón para elevar vuestra alma y recuperar la parte de vosotros perdida al experimentar con la materia.
Nada ha sido al azar en vuestro camino actual. Todo ha sido pactado junto con vosotros, para poder llegar a realizar aquello por lo cual decidisteis encarnaros.
Nosotros estamos con cada uno de vosotros. Nunca habéis estado solos. En ningún momento habéis sido “dejados de la mano de Dios”. Sois parte de esta energía superior que abarca hasta lo infinito, y más allá de vuestras percepciones.
Solo el Amor permite tal respeto hacia vuestra intencionalidad.

Cuando la oportunidad desaparece, emerge el aprendizaje para vuestro siguiente paso.

Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.