miércoles, 27 de abril de 2016

Perfección



Uno de los mayores engaños mentales, es el querer conseguir la perfección.
Cuando nuestros pasos se dirigen hacia la perfección, en cualquier aspecto de nuestra vida, delatan nuestro interior conforme hemos sido “des-educados” con un sentimiento de inferioridad y de falta de aceptación de nuestro ser o vida actual.
Todavía predomina el hecho de hacer las cosas el máximo de perfectas posibles, ignorando nuestro quehacer cotidiano y el momento en el cual nos encontramos.
Querer la perfección nos lleva a no ser nosotros. Puede parecer una contradicción, pero lo que se produce cuando “queremos”, es alejarnos de quien somos en verdad. Toda perfección está relacionada en una comparación, bien sea en relación a otro, a una situación, algo que hemos realizado con un resultado concreto, es igual, el hecho es que “queremos” algo que, según nosotros, todavía no tenemos o poseemos. ¿Seguro?
Vivimos en la materia, y toda nuestra actuación está basada en ella, en la forma, debido a lo aprendido de las creencias de nuestro entorno. Cuando “queremos”, representa que es algo que no tenemos, por lo tanto, nos estamos centrando, aparentemente, más en lo que no tenemos que en lo que sí. Cuando “queremos”, estamos actuando y decidiendo según lo inculcado y almacenado en nuestra mente, por lo tanto, el “querer” pertenece a lo mental, y no a nuestra esencia innata. Es algo inculcado, adquirido, no sentido.
Lo verdaderamente innato es la aceptación. Aceptar los momentos que vivimos. Aceptar nuestra manera de ser de aquel momento. Aceptar los esfuerzos realizados hasta ahora y los resultados obtenidos. ¡Esto es valorarnos y dejar que la vida nos lleve allí donde debemos de ir! Esto puede conllevar un aprendizaje, pero aceptémoslo.
Está bien sentirnos mejor con nosotros mismos. ¡Esto es bueno!
Cuando ponemos nuestra atención más en aquello que no tenemos, en vez de en lo que sí que tenemos, nos alejamos de nosotros mismos y estamos creando más atracción en nuestra vida de aquello que no deseamos.
La perfección, sinceramente, no existe. ¿Cómo podéis querer conseguir algo que ya sois o tenéis? Cuando una de las reglas de la vida es buscar siempre la perfección, o que siempre podéis dar más de lo que dais, sea cual sea el resultado, os estáis manifestando como alguien que “nunca hace las cosas bien”, o que “siempre os sentís insatisfechos ante los demás por lo que habéis conseguido, pensando que podíais haberlo hecho mejor”. Ante expresiones de este tipo, estáis gritando a todos diciéndoles:
-         ¡Soy una persona incapaz de hacer las cosas bien y que las hago siempre a medias! ¡Soy incapaz de sentirme realizado por lo que hago! ¡No se puede confiar en mí porque no sé si sabré hacer bien las cosas! ¡Soy un ser renegado de mi mismo! ¡Quiero ser perfecto y no puedo, pobre de mí!

La perfección es un invento humano para controlar y someter a los demás al dominio de alguien. Nuestros resultados nunca convencen a quien nos dirige o a la sociedad. La perfección nos ata y nos limita como seres, porqué llegamos a actuar más por miedos, que por nuestras verdaderas capacidades.
Es un engaño de nuestra mente. Cuanto más perfectos queramos ser, más imperfectos seremos, queriendo decir con esto, que más dejamos de ser nosotros, para ser parte de alguien de nuestro exterior (llamadle empresa, pareja, amistades,…).
La persona que busca más la perfección, es la que más sufre en la vida y más miedos tiene. Una perfección es fruto del miedo: a quedar bien ante los demás y lo infravaloren; a dar una imagen para que no se le margine; querer obtener un resultado para velar por un futuro estable; en fin, toda perfección en el ámbito que sea, comporta unos miedos internos, emociones reprimidas, y un afán de querer dar una imagen según “el otro”, no según yo soy.
Perfección representa una insatisfacción constante que hace que tu vida deje de ser la tuya para dedicarte a los intereses de los demás.
No existe la perfección, porque tú ya eres perfecto.
No existe la perfección, porque todo ya es perfecto tal como es. Todo ya es lo adecuado para cada alma que interviene en la situación. No podemos ir en busca de algo que ya tenemos. Es perder el tiempo y vivir en la ignorancia.
Uno de los pilares para contrarrestar la perfección, es la ACEPTACIÓN.
Aceptar todo lo que haces, porque es lo que tú sabes hacer en estos momentos.
Aceptar cada resultado obtenido en nuestra vida, porque hemos puesto lo que sabíamos en aquel momento. En cada instante damos lo mejor que podemos o sabemos, por lo tanto, cada resultado es nuestra “obra maestra” en aquellos momentos. Quizás, dos o seis meses más adelante nuestro resultado será diferente, pero ahora, en estos instantes, este resultado es lo mejor que he podido crear. ¡Aceptadlo! En él hay vuestro interior manifestado de alguna manera. Si hacemos las cosas y andamos por la vida según nosotros, lo que sentimos, al final, sentiremos la libertad y el bienestar de haber “creado” en mi vida, según yo, no según lo que dirán o quieren los demás. Esto representa una liberación y una exaltación de nuestro verdadero ser. Con esta actitud liberaremos todos los miedos, porque nos aceptaremos nosotros mismos e iremos adquiriendo, cada vez más, la seguridad de llevar el timón en mi vida. Entonces, solo puedes esperar lo mejor.
Perfección es un engaño y un domino de otros tiempos, queriendo estar en primera línea en los tiempos actuales. Pertenece a la vieja energía, no al actual.
No existe la perfección, solo la satisfacción de hacer o decidir según sientes en tu corazón. ¿Corazón o mente? Esta es una de las decisiones que cada uno debe de elegir. En su momento fue la mente, con la cual crecimos la mayoría de nosotros, pero los tiempos actuales nos llevan a vivir desde el corazón.
El corazón fortalece nuestro espíritu, la mente, la perfección, lo debilita.
Cuando somos nosotros, todo fluye.  
Cuando nos aceptamos, estamos dejándonos llevar por el caudal del proceso que estamos siguiendo, teniendo el convencimiento que nos está llevando allí, motivo por el cual nacimos.
Acostumbramos a nuestra mente a ser quien dirigiera nuestra vida. Para muchos, me incluyo en su momento, nos insistieron que para triunfar en la vida debíamos de esforzarnos muchísimo, ser perfectos para ser valorado y vivir holgadamente (a nivel económico). ¡Cuánta ignorancia!
Con los años, me fui dando cuenta que para llegar a ser felices lo único que debíamos de hacer, no es esforzarnos, sino ser nosotros. Sencillamente, ¡SÉ TÚ!
¡Acéptate tal como eres! ¡Acepta tus resultados en la vida, tal como te está yendo ahora, porque es el paso anterior a uno de nuevo más en acorde a como sientes en tu interior! Siempre estamos en el lugar y momento adecuado para subir nuevos peldaños en nuestro proceso de evolución. Es ahora donde te estás predisponiendo para abrir cada vez más, las puertas del Amor en su estado más puro e incondicional.
No hemos de ser perfectos para agradar, sino ser nosotros para que todos puedan ascender y ser ellos. Somos un espejo para los demás. Si lo que quieres mostrar es limitación y sufrimiento, deja de ser tú. Si lo que quieres es llevar a término aquello que has venido a hacer (y que siempre es amoroso para el mayor bien de la humanidad), ¡sé tú!
Haz según sientes.
Di, según sientes.
Decide según te guía tu corazón.
Eres un ser perfecto por naturaleza, solo es cuestión que lo recuerdes. Luego, el desenlace de tu historia será reconfortante, maravilloso y emotivo. ¡Ya lo creo que sí!
Lo más perfecto en esta vida, eres tú, en un proceso de recordar tu verdadera esencia. Tus pasos te están llevando a esta conexión con el verdadero ser que eres: un ser de Luz, Amor y Comprensión.
No dudes de lo que haces. Hazlo y deja que todo sea. Siempre que algo haces, lo haces lo mejor que sabes, por lo tanto, en estos momentos, ya estás mostrando la perfección que hay en ti. Acéptalo porque es el mayor regalo que puedes ofrecer a los demás. No hay más. Ahora es lo máximo que puedes mostrar, y esto, es una bendición para ti y los que te rodean. Sé consciente de tu presencia en esta vida.
Gracias por ser y estar, amado ser. Gracias.


Solo existe el Amor. 

lunes, 25 de abril de 2016

Encuentros para mayo

¡Hola, buenos días!

A continuación os presento los encuentros previstos a realizar para el próximo mes de mayo.

Si queréis que alguna de ellos se realicen en vuestra población, centro o asociación, enviad un mail a la dirección que consta en el documento adjunto.

A todos, un abrazo y hasta pronto.





Entrevista

A continuación os presento esta entrevista realizada este mismo mes de abril por Emma Amme, creadora de la web RETORNO AL HOGAR.
A todos, un abrazo.

JORDI MORELLA

ENTRE-VISTA DESDE JORDI MORELLA



Jordi Morella, “Maestro de maestros”. Ésa fue la frase que me vino cuando le vi, cuando le sentí.
Las palabras se van volando ante su Presencia. El Silencio toma el mando para poder escuchar toda la Paz que transmite su energía. Su corazón rebosa Amor, un amor que despierta a cada Ser que “toca” con su par de Alas tan bien puestas.
En su día… Dios envió a un ejército de Ángeles para que nos Recordaran dónde habita nuestro Cielo.
Él es uno de ellos y así lo demuestra a través de su ejemplo, realizando conferencias, talleres, escribiendo artículos, con su libro publicado: ¡Sentir! Vivir desde el Corazón, y otras muchas tareas más.

LA MENTE RESPONDE
♥ ¿Podemos sentir Paz pero a la vez no sentirnos felices, porque nos sigue faltando “algo”? ¿Qué es lo que nos falta (o nos sobra…) cuando llegamos a ese estado? ♥
  • Cuando alguien llega a sentir la Paz en su interior, desaparecen las preocupaciones. La infelicidad es un estado de “quiero y no puedo”, por lo tanto, no estás viviendo aquello que según tú querrías vivir, o de la manera que tú quisieras vivirlo. En el momento que sentimos Paz interior, el malestar interior desaparece. Mientras la sentimos no existe la infelicidad. Ésta aparece cuando dejamos de ser nosotros. En tu vida puedes tener la sensación que te falta algo, pero cuando sientes dentro de ti la calma, la Paz, entonces todo se desvanece sintiendo tu verdadera naturaleza: el sosiego. ¿Qué nos falta o sobra cuando estamos en este estado?: Nada sobra. Nada falta porque estás sintiendo el bienestar en ti. A partir de aquí podemos recuperar las fuerzas, el coraje, para no desconectarnos de aquel quienes somos. La Paz solo existe en el presente, y cuando vivimos este presente, nuestra vida avanza hacia la liberación de nuestra mente.
♥ ¿Existe el Ego o sólo es una creencia más que nuestra mente ha creado para separarnos de nosotros, para distraernos de nuestro presente, de nuestra vida, de nuestro día a día, de nuestro sentir? Es como estar educando, conociendo, abrazando, amando, gastando energía en un amigo invisible que sabemos que no es real. ¿Qué sentido tiene aprender a andar en bicicleta si no tenemos ninguna? ¿No es otra de las trampas “espirituales” en las que hemos caído? ¿Se puede “eliminar” el ego únicamente dejando de creer en él? ♥
  • El ego es la identificación con nuestra mente, con nuestro pasado. Cuando actuamos teniéndolo presente, dejamos de vivir de una manera natural porque todo lo que hacemos o decimos está guiado por nuestro pasado, nuestra mente. El ego no está relacionado con nuestra verdadera esencia sino con las pautas adquiridas en nuestro pasado que nos las hicimos nuestras. El ego es la identificación con nuestro exterior. Cuanto más mostremos este ego más alejados estaremos de nosotros mismos, por lo tanto, más malestar y dolor crearemos en nuestra vida. El ego no existe en nuestra esencia pero se crea cuando nos adaptamos a nuestro exterior y dejamos de ser nosotros mismos. La desconfianza, la vanidad, la soberbia, el recelo…, todos son aspectos del miedo que nos hacen actuar como defensa ante nuestro entorno. A mayor ego, mayor miedo interior para no dejar de protegernos y permitir que nuestro entorno pueda con nosotros. Las mentes cerradas son fruto de este miedo. ¿Existe el ego? No, pero lo creamos al no ser nosotros. El ego es la manifestación de aquella parte de nosotros cuando no estamos siendo nosotros mismos. El Amor lo neutraliza.
♥ ¿Es imprescindible, inevitable, sufrir para aprender a dejar de sufrir? ♥
  • Rotundamente NO. No es necesario sufrir pero aquellos que lo aceptan en su proceso (la mayoría), este dolor acelera su aprendizaje y evolución. No es necesario sufrir pero sí que nos ayuda a crecer más rápidamente. El sufrir nos hace reaccionar y ver la vida de otra manera. Este proceso nos lleva a un anhelo de buscar la Paz y el Amor de una manera más consciente. Hay quien no quiere cambiar y decide vivir en el sufrimiento a lo largo de su vida. Respetadlo porque así es como su alma debe de transitar por esta encarnación para su adecuada evolución. No hay situación que vivamos que no tenga un sentido mayor. En el fondo, todo dolor, detrás de él hay una bendición para quien lo sufre. No deseo el mal para nadie, ni el dolor para ningún ser, pero si sucede siempre comporta un aprendizaje importante a realizar. Es el libre albedrío de cada ser.
♥ Si “sólo sé que no sé nada” y cuanto más Consciente me hago menos “me sé”, ¿el dudar de todo y de todos (yo incluida…) es lo más sabio que puedo hacer o lo más cobarde? ¿Por qué? ♥
  • La duda, por un lado, es un engaño sutil de nuestra mente para que no demos pasos hacia nosotros. Toda duda comporta un miedo inconsciente a equivocarnos. Aquel que duda constantemente es alguien inseguro ante la vida o en su cotidianidad, fruto del miedo a no ser él, no quedar bien ante los demás o no sentirse valorado por quienes le rodean. La duda comporta una inseguridad personal. Por otro lado, las dudas pueden ser un estímulo para que reaccionemos y nos atrevamos a decidir con firmeza y decisión. Puede ser una oportunidad para coger confianza y escuchar a nuestro corazón sobre el qué hacer. La duda es una patraña, un engaño, controlado por nuestra mente. Abriendo y escuchando nuestro corazón nos llevará a la seguridad y a la mejor toma de decisiones en nuestra vida. La duda puede convertirse en seguridad, el miedo en Amor.
♥ Si para Recordar quién soy es necesaria la dualidad y para Olvidarme es necesario estar en Unidad, en ese AMOR INCONDICIONAL, ¿es una utopía el Regreso al Hogar de manera eterna ya que todo es un proceso cíclico de experimentación (recuerdo-olvido-recuerdo-olvido)? Entonces, si somos impermanentes, si nuestro principio es a la vez nuestro final, si nunca nos quedamos “en casa”, ¿cuál es nuestro verdadero Hogar? ♥
  • ¡Uy, uy, uy! Son 3841 preguntas en una. (Pausa). Hay varios aspectos sobre lo que me preguntas. Vayamos por partes. Un proceso cíclico consiste en ir viviendo un tipo de aprendizaje hasta que éste queda integrado en tu ser de una manera completa. Mientras así no sea, iremos viviendo una y otra vez situaciones parejas o con contenido similar hasta que nos demos cuenta de lo que nos quiere decir y lo aprendamos. Cuando integramos este aprendizaje en nuestro interior, activamos la parte correspondiente de él en nuestro ADN. Una vez activada esta parte ya no vuelve a bloquearse, por lo tanto, cuando se es consciente de algo ya no nos podemos desconscienciar de aquello. Con esto quiero decir que ya no se nos “olvida”. Por ejemplo, cada vez que volvemos a encarnarnos, todo lo aprendido en la vida anterior queda activado en ésta. No hay que volver a empezar nuevamente. Este aspecto, el que sea, ya está activado, consciente en nosotros. Regresar al Hogar es ir a tu interior y sentir tu verdadera naturaleza y esencia. Cuando somos conscientes de nuestra DIVINIDAD, ya no podemos, como he dicho anteriormente, desconscienciarnos, sino que cada vez la vamos manifestando más. Nuestra actitud ante la vida, así como nuestras palabras, nuestros pensamientos y todo lo que sentimos de una manera natural, está basado en el AMOR. Cuando vivimos desde el corazón, vivimos cada vez más desde el AMOR. Nuestro verdadero Hogar es aquel por el cual existimos: el AMOR. En esta experiencia terrenal, encarnados, y a veces como atrapados en un cuerpo, tiene un sentido para poder, cada uno, llegar a recordar quién es y darse cuenta que somos DIOS. Este es el proceso de la vida. Somos AMOR y siempre lo fuimos y lo continuaremos siendo, porque es nuestra esencia. Somos eternos, y cada vez con un alto nivel de vibración superior. Vivimos tiempos donde ha llegado la hora de volver al Hogar, es decir, volver a recuperar y a sentir nuestro interior, nuestra verdadera naturaleza y poderla manifestar de una manera libre y majestuosa. Estamos viviendo los tiempos donde el ser humano está dando pasos hacia la expresión de su Divinidad. El paso de humano a divino es el camino que estamos haciendo. Y cada vez más. Cada vez estamos teniendo más contacto con nuestro HOGAR, hasta que llegará el día que ya estaremos en él constantemente, sirviendo al Gran Plan Divino en el cual todos estamos inmersos.
♥ Dicen… que el opuesto del Amor es el miedo. En ese caso, ¿cualquier emoción que etiquetamos como negativa también lo es, ya que cuando sentimos ira, tristeza, rabia, odio, cobardía, culpa, frustración o soledad…no estamos sintiendo en ese momento Amor? ¿No es el miedo fruto de la ignorancia y ésta del olvido? ¿Puede el Amor tener un opuesto si el amor lo ama todo? ♥
  • A veces, amada Emma, hacernos tantas preguntas nos alejan de lo esencial y de la respuesta. Demasiadas elucubraciones. Nuestra mente nos traiciona cuando nos lleva a preguntar y a preguntar tanto, llevándonos, a menudo, hacia una dispersión y desconcierto. Mira: sólo existe el AMOR. Allí donde hay Amor la vida vale la pena vivirla, sintiéndote arropada, amada, apoyada, valorada y guiada. Solo existe el AMOR. Amad porque es el mayor poder que uno puede llegar a tener. Cuando no lo estamos haciendo, nuestra vida puede empezar a nublarse e incluso a experimentar el encontrarse en medio de una gran tormenta. (Pausa). Sobre las emociones negativas o positivas, no existen las negativas como tales. Podríamos decir que como negativo es todo aquello que no está en acorde con nuestro interior y nuestra esencia. Cuando sentimos algo que nos hace sentir mal, como tristeza, rabia u odio, solo son advertencias de que hay algo en nosotros a lo que debemos de ponerle atención y armonizar. Cuanto más alejados estemos de nosotros mismos, más emociones consideradas negativas sentiremos y manifestaremos. Cuanto más honestos e íntegros seamos y vivamos, más sentimientos considerados como positivos notaremos en nuestro interior. Lo que entendemos como negativo solo son advertencias para observarnos y reflexionar sobre nosotros para estabilizar nuestro interior y nuestra vida, pudiendo dar los pasos necesarios para vivir en acorde a cómo somos en verdad, por naturaleza. Ya he dicho que somos AMOR y sólo existe el AMOR. Amaos y dejad que vuestra vida refleje la belleza de vuestro interior. Vuestro corazón os guiará.
♥ ¿Qué es para ti la Iluminación? ¿Es una creencia más para no aceptarnos tal y como ya somos y seguir “buscando”, huyendo del Aquí y Ahora, para encontrar un “estado de ser” mejor al que ya tenemos? ¿Es compatible vivir el Presente, sentir su perfección, con el “llegar a” (futuro) esa Iluminación, con Regresar al Hogar? ♥
  • La iluminación es el recordar quién uno es, de dónde procedes y tu relación con el universo y el planeta Tierra. Cuanto más recordemos, más conoceremos la Verdad existencial. Todo ser encarnado se encuentra en este camino, en este proceso que le lleva a su máxima expresión y realización. Cada alma tiene una historia, un pasado. Según éste, lo que experimentará en esta vida será una serie de vivencias u otras. Lo que cada uno viva será diferente, quizás a lo que otro pueda llegar a experimentar, pero todos los caminos, todos, se están dirigiendo hacia la manifestación de su verdadero ser. En relación sobre tu segunda pregunta, cuando más llega uno a ser consciente de su presencia, menos interrogantes tiene y más vive el presente, con lo que esto comporta. A medida que nos vamos adentrando más a nuestra sabiduría interior y universal en nosotros, dejamos de vivir en el tiempo (pasado y futuro) para experimentar y sentir solo el presente porque, en el fondo, es lo único existe. Nosotros somos presente, y el ser consciente no se plantea aspectos de “futuro” porque sabe que lo que está viviendo ahora es por lo que ha venido a este planeta, y es lo mejor que puede vivir para su proceso. Ya ahora sabe que se encuentra en el Hogar.
EL CORAZÓN RESPONDE
 ¿A qué suena el Silencio?
  • A la gratitud de mi esencia por poder sentir la plenitud en mí.
¿A qué huele el Amor?
  • A la máxima expresión de mi ser.
¿A qué saben los abrazos?
  • A la ternura del universo dándonos a conocer que no estamos solos.
¿Qué nos cuentan las lágrimas?
  • La liberación y el sentimiento de nuestro presente. Son fuentes internas de nuestra capacidad de amar, bien para expresar el dolor o el amor recibido.
¿Con qué sueña tu Alma?
  • Ya no sueña, sencillamente deja llevarse con el convencimiento y la certeza de su entrega.
 ♥ MUCHAS GRACIAS ♥

Para saber más sobre Jordi Morella: