jueves, 2 de julio de 2015

El mayor secreto existente

Una vez, un alma de apariencia joven, se adentró bajo el cielo punteado, libre de toda nube, y allí, expresó en voz alta:
-         ¿Cuál es el mayor secreto que no consigo encontrar todavía?
En medio del silencio y bajo las luces del manto superior, como si procediera de la nada, se oyó:
-         El mayor secreto está en ti, que aunque no hayas podido verlo, siempre ha estado.
-         ¿En mi? – dijo aquella alma de apariencia joven. No siento mío mi entorno ni lo que me sucede. ¿Cómo puedes decir que el mayor secreto está en mí, cuando siempre es mi entorno quien altera mi paz y mi sosiego?
-         Lo que en tu interior está, procede de tu naturaleza. Tu verdadera esencia no altera tu alma. Cuando la planta tiene agua para absorber por sus raíces, ésta crece y da sus frutos. Si no sigue su proceso, no es la planta, su naturaleza la que le priva crecer, sino su instinto de absorber el agua de su entorno. Su interior está preparada para seguir su proceso, siendo su entorno, a veces, quien la priva de obtener su verdadero alimento.
-         ¿Por qué entonces estoy en el ambiente que me encuentro?
-         Para que tus raíces aprendan a buscar más allá de lo cercano. Cuanto más profundamente vayan, más posibilidades hay que encuentren su alimento. Una vez lo consiguen, ya nunca volverán a inquietarse, porque lo importante no es visible a su presencia. Así sucede con tu alma. Busca el alimento de tu camino, pero no profundiza en su interior que es donde se encuentra tu voluntad para llegar a ti, a tu verdadera esencia, el mayor secreto que habita en ti. Tú eres el mayor secreto y alimento para todos, incluyéndote a ti.
-         Por eso, todo lo que vivo, ¿es porque no encuentro aquel quién soy?
-         Así es – le responde la voz. Escucha tu voz interior y haz que lo susurrado sea llevado a término. Cuando aprendas a seguir tu interior, encontrarás en el camino, el tesoro que tanto buscas.
-         ¿Podrías decirme cuál es?
-         Cuando se encuentra, la lucidez te permitirá darte cuenta que te hayas ante él. No hay una sola puerta para dirigirte a él. Escucha a tu corazón.

El alma de apariencia joven se quedó unos instantes en silencio. Después de una larga pausa, la voz dijo de nuevo:
-         ¡Bien! Has encontrado los dos primeros pasos: el silencio y la quietud. Luego continuó: no hay secretos para tu alma, solo el desconcierto de tu pasado que no te permite llegar a quién eres. Libérate de él y llegarás a ti.
De repente, cruzando el cielo de izquierda a derecha, el alma vio una luz fugaz desaparecer más allá de su presencia. Como si se le hubiera permitido una revelación, expresó:
-         ¿Y si voy a mi interior, qué papel tienen los que me rodean?
-         El aprender a ser tú envuelto de desavenencias y diferencias. Aprender a seguir tu camino aunque los demás lleven el suyo. Ellos necesitan del tuyo para continuar el suyo, y tú necesitas sus maneras de ser para llegar a ti.
-         ¡Ah! – dijo aquella alma. ¡Ahora lo entiendo! ¡Ahora sí que lo entiendo!

Hizo un suspiro, una sonrisa y después de ojear todo el manto celestial, se dirigió hacia su hogar, sabedora del contenido recibido.

El mayor secreto se encuentra en ti, a tu merced con solo tu voluntad y disposición. Es en ti donde se encuentra la belleza de tu vida y tu existencia.


Que el Amor y la Paz abracen tu ser.  

domingo, 28 de junio de 2015

Este verano 2015



A menudo aprovechamos el verano para “descansar y tomarnos unas vacaciones”, sin darnos cuenta que por más que cambiemos el ritmo que hemos llevado durante el resto del año, el proceso de nuestra alma continúa.
Para este fin, incluso en verano nuestro ser necesita alimentarse para continuar con el recordar de quiénes somos y la evolución de nuestra alma.
Hay quien no sale al extranjero ni se aleja de su hogar habitual. Por las circunstancias que sean, nuestro interior nos está llamando continuamente a nuestra puerta para dar nuevos pasos y poder llegar a nosotros mismos, a aquel quiénes somos y  sentir la plenitud de nuestro ser.
Esta estación (verano) nos permite tener, quizás, más tiempo para nosotros, y por eso, puede ser un buen momento para dedicártelo a ti mismo. Por este motivo, de julio a septiembre, Elvira ha abierto las puertas de su nuevo espacio, y parte de las actividades y encuentros programados que tengo previstos, las haré en este “24h. para el alma”. Estaremos, junto con otras almas, a vuestra disposición con los talleres, Seminarios, sesiones individuales y cursos para todo aquel que quiera continuar su camino hacia su verdadera esencia.
El camino no cierra por vacaciones”, y es para mí, un placer poder colaborar en este nuevo proyecto emanado de su corazón.
Son instantes para sentir nuestra verdadera naturaleza.
Mi colaboración empieza este primer fin de semana, 4 y 5 de julio, realizando el Seminario ¡SENTIR! para todos aquellos que queráis abrir vuestro corazón, quizás un poco más, y empezar a Sentir vuestra verdadera esencia.
Durante el mes de agosto y septiembre habrá nuevos encuentros, que ya iré anunciando, como parte de mi aportación en el Centro “Amigos, Despertar y Evolución”, que se inaugura en julio, de nuestra amada Elvira López del Prado.

Os recuerdo, también, que el próximo día 11 de julio habrá el último encuentro de esta temporada de MEDITARIA en Cardedeu.

Allí nos veremos a todos los que asistáis.
¡Aprovechemos nuestro Sol central para activar nuestra Luz interior!


Un abrazo. 


miércoles, 24 de junio de 2015

La lucidez de la Divinidad


Sigo mi proceso en el silencio cotidiano de mi presencia ante lo racional.
Cuando llevo a término mi misión, hablo como siento, y siento la pureza de los sentimientos más álgidos procedentes de la divinidad en mi. Mi ser deja de ser yo para dar paso a aquel quien en verdad soy.
Luego retorno nuevamente a mi hogar terrenal y siento el distanciamiento de aquellos que me rodean. Siento su amor, su respeto y su apoyo hacia mi ser, pero las palabras no tienen sentido ante ellos. Mi presencia los anima, les da coraje y, sobre todo, tranquilidad, sabiendo que estoy con ellos. Soy El gran desconocido amado.
Siento mi máxima manifestación de saber que aquello que estoy sintiendo no sale de mi ser físico, sino de mi esencia procedente del Hogar. Yo Soy parte del Hogar, de donde procedemos, y el Hogar, con todos mis hermanos de la Luz, son parte de mi. Siento sus presencias junto a mí, su amor y sus energías en cada rincón de mi interior. Todo mi ser se une con ellos, creando una plena y absoluta Unicidad, y a la vez, con todo lo existente.
Cuando sientes la pureza del Amor en ti,…... (Pausa), lo siento, a veces me cuesta expresar la plenitud de lo que siento.
Cuando sientes la pureza del Amor en ti, tú dejas de ser tú para ser energía sutil de más alta vibración que existe como base de todo el universo y creado a lo largo de todo el firmamento. Esta sensación te libera de todo lo que tú no eres pero llevas a cuestas en tu conciencia racional, relantizándote en tu camino aunque tus anhelos sean llegar allí donde sientes.
Conozco a Dios. Siento a Dios en mí, y este sentir me permite llegar a ser Uno con él y sentir su esencia, mi esencia en el sentido más amplio que podáis llegar a imaginaros. Más allá de los estados de paz interior, calma y sosiego, hay un sendero más profundo que os puede llevar a la esencia de vuestro ser. Sentir estos estados nombrados os permitirán abrir las puertas para adentraros más allá de estos primeros pasos. ¡Hay tanto Amor esperándoos! ¡Vosotros sois este Amor con los brazos abiertos para recibiros a vosotros mismos! ¡Adentraos a quien sois! ¡Recordad quien sois! ¡Sentid quien sois! El sendero del recordar siempre ha estado ante vosotros. Avanza por él y déjate llevar por los acontecimientos que la vida te ofrezca, sintiendo en todo momento, pase lo que pase, que te estás dirigiendo hacia tu mayor bien, hacia el mayor bienestar interior que hayas podido nunca imaginar. Bueno, pues lo imaginado todavía queda por debajo de lo que realmente es, porque lo que deseamos está basado desde el raciocinio y según lo que hemos vivido hasta ahora y nos han inculcado desde nuestro exterior. Amado ser, nuestro interior es mucho más amoroso y generoso hacia ti de lo que puedas llegar a pensar.
Cuando te adentras y te dejas acunar por la Voluntad Superior en ti, entonces verás como las puertas se van abriendo sin necesidad de abrirlas, porque ellas mismas se posarán ante ti y se abrirán con solo tu intencionalidad. Lo que sentirás no será de este mundo que ahora vives, porque sentirás la elevación de tu alma y todo tu ser hacia los más elevados deseos amorosos más allá de tu imaginación. Cuando no quieras controlar tu proceso, entonces, es cuando más te elevarás. Cuando avanzamos controlando nuestro avance, todo es lento y nuestra preocupación se centra en nuestra mente. Cuando nos dejamos ir por el proceso, entonces, es cuando podemos ir más allá de lo previsto inicialmente, según nuestra mente. Al no haber mente en este dejarse ir y teniendo la certeza en todo momento que estáis en el camino adecuado, entonces, vuestro corazón empezará a abrirse y a sentir la plenitud y majestuosidad de la presencia de Dios en vosotros. O mente o corazón, esta es la decisión que debéis de tomar debido a vuestro libre albedrío.
Cuando decidís la mente, vuestras limitaciones adquiridas, vuestro pasado, ralentiza lo que vuestra voluntad quiere. Vosotros sois la nave que se deja llevar por las inclemencias del tiempo. Vuestro camino se basa en el control, los miedos y las influencias externas que os puedan hacer alterar el rumbo de vuestra vida.
Cuando decidís el corazón, no sois vosotros quienes dirigís vuestra vida, sino que es vuestra divinidad quien la guía, protege y realiza. Vosotros sois la esencia que regula el tiempo para que todo sea apacible y haya aguas tranquilas. Hay una brújula bien visible en vuestro interior: el camino del Amor. No hay temor, solo placidez, dejándote llevar por lo que tu corazón te guía. Todo parece acelerarse y tu calidad de vida ves cómo va mejorando cada vez más.
No tan solo es necesario saber de Dios, de tu Yo Superior, de la Energía Universal, de Alá, o del nombre que le queráis denominar, sino de SENTIRLO. Cuando sentís entonces habéis abierto la puerta hacia vuestra manifestación divina.
Sentir a Dios en vosotros es entender el sentido de la existencia, el no inmutarse ante los acontecimientos y sentir la compasión y misericordia de lo que vuestros ojos pueden ver y vuestros oídos, oír. Es sentir la Unicidad con todo lo existente y toda una serie de sentimientos de alta vibración en vosotros, algunos de ellos tan sutiles que se mezclan con los que ya conocemos.
¡Sientes la grandeza de tu ser en la humildad y sencillez de tu vida! ¡Te das cuenta de la simplicidad de lo creado y nuestra capacidad de crear armonía y sosiego en cada corazón que nos rodea! Esta Divinidad que eres, liberará las almas de tus hermanos encarnados, sencillamente siendo tú, amada alma.
Mis palabras pretenden mostrar el camino y lo que uno siente cuando deja que su divinidad se manifieste a través de él, pero puedo deciros que solo son un intento de mostraros la magnitud de la intensidad del Amor y la plenitud que podéis llegar a sentir.
Solo vosotros podréis llegar a aquel quien sois. Todos somos la esencia que unifica, sana, alegra, da sosiego y te hace sentir el Amor más allá de lo conocido.
Mi Amor está con todos vosotros, hermanos. A veces dejo de escribir porque me doy cuenta que el único camino para que lleguéis a entender lo que os escribo, es SINTIENDO, abriendo vuestro corazón. Entonces entenderéis lo leído.
Mis palabras no sé si dejarán algún día de escribirse, porque lo que se podía llegar a decir en palabras, ya está dicho. A lo largo de mis años, os he ido mostrando cierta luz para saber del camino hacia uno mismo. Ahora, en estos tiempos, ya no es tanto leer, sino que cada uno ponga su parte para llegar a él. Ha llegado la hora de dejar de seguir a otros para seguirse uno mismo escuchando su corazón. Ésta será vuestra verdadera guía a partir de ahora. Ahora el camino es vuestro. Sois vosotros quienes lo debéis de seguir. Al hacerlo, también os tengo que decir que no estáis solos. Mi Amor estará con todos vosotros, así como vuestros hermanos de la Luz que siempre con vosotros han estado y, a partir de ahora, es el momento que contéis con ellos. Os ayudarán. No estáis solos y nunca lo habéis estado. Abrid vuestro corazón y los sentiréis.
Solo desde el corazón podréis saber con exactitud de DIOS, del Dios que sois.
Estos son los tiempos de abrir las puertas de vosotros mismos de par en par. Totalmente, para que todo lo bueno que la vida os depara pueda llegar a vosotros. ¿Sabéis qué? Todo es bueno, porque todo lo que vivís contiene el Amor para vuestro mayor bien. Sois unos afortunados por vivir lo que vivís, por vivir los tiempos actuales, debido que sois los creadores de una nueva vida, una nueva humanidad y un amado planeta donde todos los que en él nos encontremos podamos vivir en armonía, paz, respeto y AMOR.

Gracias por ser y estar.

Que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.