domingo, 21 de diciembre de 2014

Feliz nacimiento y año nuevo

            Quiero desearos un feliz salto cuántico y un año nuevo en vuestra existencia donde vuestro corazón será la guía de vuestros pasos hacia la plenitud de vuestro ser.
Sois seres con una gran fuerza interior cuando sentís aquel quien sois.
Abríos y sentid la energía del Amor para abrir el camino de vuestros pasos y llegar a manifestar la Divinidad que cada uno es. Con nosotros, con nuestra Divinidad, todo es posible.

Desde mi corazón, a todos, un abrazo y que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.
Gracias a todos por estar en estos momentos álgidos de la evolución de nuestro amado planeta.
Gracias. 

video

jueves, 18 de diciembre de 2014

Dirigiéndonos a nuestro lugar y Ser

Siento un agradecimiento por todo lo que se me da y se me permite conseguir. Siento algo diferente en mí, como si me estuviera alejando de todo academicismo establecido al transmitir y llevar a término lo que siento y quiero hacer. Soy yo. No tiene nada que ver a cómo lo hacía. La energía es diferente, más amorosa, más pura. Yo no soy el mismo.
Desde el punto donde he llegado, me doy cuenta de las diferentes maneras y papeles que puede tener cada uno al transmitir unos conocimientos o mensajes. Me doy cuenta de las diferencias en el momento de obrar y decir, entre almas que están dedicando su vida a los demás, a mostrar a los demás que ellos no son ellos. Diferentes energías transmiten, a veces, el mismo mensaje. Cada uno tiene la destinación adecuada, no para todos, pero sí para una parte de los que están buscando o se han adentrado en el camino. Todos son respetados. Unos más puros que otros, a nivel energético, pero su grado vibracional les permite llegar a un tipo de energía de la humanidad que les puede dar una mano. No por tener mayor vibración, todos deben de entender y aceptar lo que se les está transmitiendo. Diferentes palabras, actitudes, temas, aspectos y energía. Cada momento del camino puede necesitarse una energía diferente para darnos una mano.  Las energías iguales o parecidas se atraen. No todos pueden entender y aceptar una energía de más alta vibración a la de uno. Debe de estar predispuesto y preparado para que así sea. Debe de estar en su camino que en esta vida actual así sea. Nuestro Plan Divino individual facilitará el acercamiento y la aceptación de unas energías en nuestras vidas, incluyendo en ellas, unos conocimientos y sabiduría adecuadas a las que podemos necesitar. Cuando el discípulo está preparado, le llega su maestro. No todos el mismo, sino el adecuado para que se le acepte y el discípulo se abra para recibir y aceptar aquello que se le está dando y transmitiendo. Cada alma necesita la afinidad, una resonancia para abrirse a quien la vida le ha concedido según el grado de vibración que está irradiando hasta ahora.
Me siento diferente. Siento mis energías vibrar diferente a como lo hacían meses o semanas atrás. Ha sido como subir nuevos peldaños en mi proceso elevando a mi ser y mi alma, y desde aquí estando, poder ver mejor y más de lo que veía, dándome cuenta de mis hechos situaciones y sentimientos a los que he ido viviendo y sabiendo hasta ahora. Un grado de consciencia superior, y una percepción de las nuevas energías, de la nueva etapa que ya he iniciado.
Tengo la sensación como si, cada vez más, me dejase llevar por una barca de aguas tranquilas y pausadas. El flujo me lleva, desde una serenidad interior profunda, a unos puertos donde poder manifestar, más en acorde a como ahora vibro y soy aquello que siento y quiero hacer.
Hay paz en mí, en mi interior, una inmensa calma que me acuna y me permite ver y sentir más todo lo hecho hasta ahora.
Se están creando canales de conexión con mi ser para la creación de nuevas oportunidades a partir de ahora. A finales del año 2014serà el sentir de aquello que hasta ahora era anunciado, empezando a materializarse y a sentir de una manera más notable, el ser que somos. Nuestro interior nos hará saber de los grandes cambios que las almas estamos viviendo en el proceso individual de cada una de ellas.
Tengo la sensación de estar estirado en un colchón hinchable de piscina sobre las aguas que se encuentran en un profundo pozo, y estas me van empujando a ritmo rápido hacia arriba. Siento elevarme y elevarme, viendo una luz cada vez más grande, intensa y luminosa. Cuanto más me elevo, más alegría y emoción siento dentro de mí, y a la vez, con más serenidad y naturalidad acepto cada instante de mi ascensión. No tengo tiempo para pensar en el presente, porque cuando lo quiero hacer este ya ha pasado y me encuentro en este otro, por lo tanto, sencillamente siento el movimiento ascendente en mí y continúo escuchando aquello que mi corazón y me interior me dicen. Haciéndolo, he ido notando la aceleración de mi proceso hacia aquello que siento.
Hay un gran agradecimiento en todo mi ser, en cada una de mis células, haciéndome sentir y vibrar sintiéndome inmensamente bendecido, apoyado, alimentado, protegido y amado.
Nos estamos dirigiendo hacia los últimos días de este año lleno de brotes y a empezar a recoger algún que otro fruto, diferente a los que estábamos recogiendo hasta ahora. Ha habido una gran limpieza para los seres despiertos y predispuestos a dar nuevos pasos en su camino. La ascensión está en todos, pero no todos han querido, ahora, seguir el flujo de nuestra elevación según las nuevas energías nos permiten.
Algunos ya hemos recogido muestras de estos frutos, y durante los tres próximos años, irán a más hasta colocar a cada uno en su lugar. Hasta ahora ha sido dar pasos para encontrarlo, transmitiendo un tipo de conocimiento en lugares concretos. Todo ha tenido una finalidad para definir, todavía más, el camino, el sentido de servicio de cada uno. En los próximos tres años la fuerza de despertar hará tambalear el mundo donde vivimos. Cambios importantes y radicales sucederán de cara a la convivencia, y el retorno a la Unidad y Respeto de las almas encarnadas que lo habitamos. Los intereses irán dejando lugar a un bien mayor, para acercar a todos los miembros de la humanidad entre ellos y valorar más a las personas que la dualidad que pueda existir todavía.
En este período mucha densidad se liberará de nuestro planeta porque el amor, así como la divinidad individual, pueda ser manifestada en decisiones, de lo que ahora denominamos políticas, económicas y del bienestar humano. Serán tres años de cambios profundos desde el interior del ser que hará que el mundo que hasta hace poco ha ido imperando, se vaya alejando más del sentido por el cual estamos encarnados. El corazón nos hablará mucho más alto y claro que hasta ahora.
¡Confiad! Dejad que vuestro corazón os hable y no temáis el llevar a término aquello que sentís. Este será el camino para el mayor bien de todos. Aquello que el corazón os dicte o diga, está en resonancia y unido a todos los corazones de los seres encarnados.
Hasta ahora, ha habido un proceso aparentemente lento, pero todo se está acelerando. Ya no podemos ir poco a poco. Ya no se nos permite. Estamos siento empujados hacia un fuerte cambio energético en nosotros. Nuestro ADN se está reestructurando para poder manifestar la divinidad que cada uno es. No podemos frenar el proceso. Ha llegado la hora de adaptarnos o quedaremos desfasados de este mundo, habiendo de continuar nuestro camino en otro lugar diferente a nuestro planeta. Este está destinado, porque las almas despiertas han ayudado a salir de la somnolencia espiritual a sus habitantes. Se han plantado semillas donde sus frutos no permiten ningún paso atrás.
Sentimos lo que sentimos por este cambio interior, este cambio vibracional en cada ser para llegar a él.  
Iniciaremos un nuevo año de muchas alegrías por una gran parte de la humanidad si vivís desde el corazón, os daréis cuenta que lo que viviréis procede del amor y os liberará de la densidad que uno pueda llegar a tener todavía. Nuevas puertas se abrirán, y no solo para unos elegidos, sino para todo aquél que se abra y acepte las energías que nos acompañan en estos tiempos.
Los grandes cambios procederán de vuestro interior. Estos cambiarán vuestro entorno, vuestra vida externa. Será vuestro interior el que os mantendrá firmes y aposentados en vuestro camino y la materialización de aquello por lo cual nacisteis.
Un nuevo período para una nueva raza en este amado planeta. Una raza donde se basará en el libre albedrío desde el corazón, y la manifestación de la comprensión y el amor hacia este mundo y sus hermanos de la humanidad.
Un nuevo camino que acabará de deshacer los viejos patrones que hasta ahora han regido nuestra dirección a seguir.
¡No hay nada mejor que vivir despierto en este mundo creado desde la ilusión de la dualidad! Esta se va desvaneciendo para ver de una manera clara la luz interior de cada ser con el corazón abierto y consciente, iluminando sus pasos para llegar al momento de encontrarse ante un gran resplandor amoroso y librarse a él: nuestra Divinidad manifestada y Una con la Divinidad Universal, creadora de toda Vida y existencia.
En el 2015……continúa puesta la pasarela pero no por tiempo ilimitado.
 ¡Crúzala! ¡Ven! No estarás sola, amada alma. Nosotros estaremos contigo en todo momento.

Que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La Fuerza de tu Presencia

El sentido de tu existir aparece ahora, con tan solo ser. Ser tú mismo. Sentir aquel quien eres. Decidir y hablar según sientes. No hay que pensar para mostrar la pureza de uno mismo, solo sentir e irradiar.
Prístina manifestación de uno mismo da de la mano al corazón abierto para llegar y comprender a toda alma que se encuentre a nuestro lado y poderla ayudar, sin intencionalidad de nuestra parte, solo siendo. ¡Solo siendo uno mismo!
Tu presencia es la fuente que alimenta a todos los que te rodean. No son necesarias las palabras cuando aprendemos a sentir en nuestro interior todo aquello que albergamos como parte de nuestra verdadera naturaleza. ¡Cuánta plenitud! ¡Cuánto Amor! ¡Cuánto sosiego y fuerza a la vez para elevarnos y abrazar lo inestable para armonizarlo! Solo con tu presencia aquello o aquel que ha venido a ti puede ser estabilizado. Cuando el alma ya está preparada para el presente, entonces solo necesita sentir y todo es más directo, fácil y alquímico. Todo es, sin necesidad de recibir, digerir y comprender. Cuando se siente, se sabe, se transmuta y se armoniza al instante.
¡Cuánta fuerza irradiada por tu ser, amada alma! Solo necesitamos tu presencia conectada con tu propia Fuente. Esta conexión irradia la luz y el amor para tu entorno, el planeta y toda la humanidad. ¡Solo siendo! ¡Solo siendo consciencia y sentimiento! ¿Acaso pensabas que los sentimientos tenían solo una función de liberación de energía bloqueada en tu interior? ¿Acaso pensabas que los sentimientos te permitían expresar tu interior por estar en desacuerdo con tu exterior o llorar para darte cuenta de la ternura y la belleza que tus sentidos podían captar? ¡Oh, no, amada alma! Estas expresiones son las etiquetas que la no-consciencia ha argumentado. Tus sentimientos te permitirán llegar a ti y transmutar tu vida cuando eres consciente de la fuerza de tus sentimientos, estas sensaciones internas que no siempre podéis controlar.
En nuestro amado mundo no se cambian las cosas a través del movimiento físico, sino a través de la energía que irradiáis. Vuestra energía es el pilar del nuevo mundo que empieza, ya, a coger forma y dirección concreta. Es vuestra presencia discreta la que abrazo la densidad y la eleva para abrir algún corazón cerrado y poder sentir el tesoro de tu interior.
Cuando sentimos la fuerza que nos da vida y nos empuja a seguir en nuestro camino, aceptando el proceso en el cual nos encontramos y las supuestas adversidades desaparecen a nuestro paso, entonces, entonces es que estaremos sintiendo el Amor en nosotros, y lo empezaremos a integrar en nuestro ser. Sólo el Amor da claridad y respuestas a nuestras dudas, preguntas y salida a instantes de obstrucción.
¡Presencia bendecida por la mano de la Divinidad que hay en ti!
Eres la esencia celestial derramando tu estado interior en el caudal de tu vida actual. Eres consciencia despertando en este manantial donde todos nos acunamos y nos permite llegar a nosotros y mostrar la radiante y amorosa plenitud de nuestro ser.
En esto consiste la Felicidad en nuestra vida, en fluir, aceptar y sentir aquel quien eres.
Tu presencia ¡Yo Soy! (¡Sé tú!) balanceará entre sus brazos el dolor de un pasado para liberarlo de continuar viviendo en un mundo de ilusión alejado de nuestra esencia.  Cuando las nanas celestiales adormecen nuestra inquietud, los sueños aparecen ante nosotros, haciéndose realidad. ¡Tus sentimientos son realidad! ¡Tus sentimientos crean la realidad y te muestran el camino a seguir a través de tu presente!
Cuando sientes el Amor en ti, todo es posible, incluso, el mundo soñado desde tu interior. No hay vallas ni muros que limiten tu capacidad de creación cuando sientes a consciencia.
Esta es tu Fuerza, amada alma. El poder a voluntad, crea desde tu interior, el camino que sientes desde tu corazón para llegar a ti y a la realización de lo que viniste a hacer en este amado mundo con su dimensión de materia. Tu presencia puede elevarla, por lo que la vibración de una tercera dimensión, elevarla a la quinta, estando encarnado.
Esta es la Fuerza de tu presencia, amado ser, que con tu intencionalidad estás abriendo paso para llegar a la divinidad que eres. Sientes un impulso que te hace seguir en este camino que ahora te encuentras. Todo es sentir, y es este sentir el que te permitirá conseguir aquello que quieres y hacer que los que te rodean, también lo puedan obtener.
Tu realización, tu éxito estriba en tu capacidad de sentir Amor en ti y sentir la consciencia de tu interior irradiarse en forma de luz, capacidad de transmutación y de Amor llegando a todos los necesitados, sin actuar para que así sea. ¡Solo siendo!
Sí, alma encarnada, esta es tu Fuerza, tu Poder para saber de la Unicidad con todo y todos y lo que representa esta conexión con todos los que nos rodean y habitan este planeta. Todos estamos interrelacionados y conectados, y son nuestras energías las que permitirán que todos nos elevemos o continuemos cada uno a nuestro aire, nuestro ritmo, dejando que las diferencias Vibracionales se mantengan y pongan más distancia entre ellas para no poder estabilizar las polaridades.
¿Empiezas a darte cuenta ahora del por qué de la importancia de tu Presencia? No necesitas hablar ni hacerte ver, porque lo que llegará a los demás serán tus energías, y serán éstas, las que puede atraer lo alejado y hacer conocer lo ignorado. Esta es la importancia de tu presencia con nosotros. Por eso te necesitamos, porque con tu manera de ser, con tu vibración, todos nos beneficiamos. ¿Ves ahora como de fácil es sembrar lo adecuado y regar con el Amor de tu ser? ¡Solo necesitamos que tú seas tú! ¡Sólo necesitamos de tu presencia para que todos podamos encajar en la Gran Voluntad Divina!
Eres Luz en su proceso de máxima intensidad e irradiación.
Eres Amor en el flujo universal hacia su majestuosidad derramada sobre cada ser en este planeta.
Eres Presencia en proceso de iluminación y elevación para ensalzar la Divinidad Universal que hay en ti y concluir el propósito por el cual viniste aquí a la Tierra.
Gracias por ser y estar.
Solo siendo nosotros podremos manifestar al verdadero ser que somos y hacer que lo distante, lo disgregado, empiece a unirse nuevamente y empezar a mostrar la luminosidad de la intención Superior al permitir que nuestras almas experimenten la materia. Ésta solo es el vehículo, no la intención ni el objetivo de nuestra estancia en esta dimensión. Necesitábamos un vehículo, y dentro de él, una guía, un GPS espiritual que nos lleve a la finalidad de nuestra encarnación.
Sintiéndonos llegaremos a nuestra plenitud y a materializar la Intencionalidad Divina Universal.
¡Siente! ¡Siente aquel quien eres! ¡Siente el Amor en ti, y sabrás de tu esencia!
Los sentimientos son parte de este proceso, y una guía de nuestro estado interior para conectar con nosotros mismos y darnos cuenta si estamos en el camino o fuera de él.
¿Empiezas a ver, ahora, porque solo con tu presencia ya es suficiente?
 
Vibra. Vibra lo más alto posible, y deja que la Divinidad haga su parte.
Eres vehículo, canal de lo más hermoso creado: tu esencia. ¡Tú!.
 
Que el Amor y la Paz sean en ti, amada alma.