viernes, 25 de julio de 2014

Entendiendo este mundo

A pesar de los pesares, uno mira de entender lo que acontece en su entorno fijándose y analizando los componentes que derivan cualquier resultado obtenido. Se introduce en su ambiente o hábitat del lugar para entender lo sucedido. Son intentos que no siempre llevan a un resultado de entendimiento, a no ser que el camino de deducción finalice en encontrar algún “culpable” como deducción de su búsqueda.
Uno puede entender su mundo, adentrándose en él y analizarlo desde sus pautas y costumbres. Cuando así es, puede quedar atrapado en las creencias aceptadas impuestas desde su exterior para obtener un resultado satisfactorio para su mente. Todo lo que sucede está incluido en un contexto parcial. Cuando se llega a una conclusión partiendo de este contexto, lo que sucede es que sin darte cuenta, este convencionalismo parcial te ha atrapado. No podemos interpretar y aprender desde el sistema, sino desde una visión más objetiva, no así subjetiva, de lo aparentemente estándar.
Querer entender lo que sucede en nuestro amado planeta desde el raciocinio, nos lleva a potenciar más este sistema de creencias. No se obtiene ningún resultado íntegro, sino que, cualquier conclusión hallada es fruto de una distorsión de la realidad y ésta, nos lleva a otras preguntas y cuestiones sin resolver, sintiéndonos atrapados por el círculo de más preguntas, más, más y más planteamientos para entender lo acontecido en los nuevos tiempos.
Uno puede querer entender lo que sucede partiendo de su exterior, o bien, partiendo de sí mismo.
Para entender lo que está aconteciendo en nuestro entorno, yo empecé por mí mismo. Inicié el camino de entenderme para llegar a entender el mundo. Así es como llegué a entenderlo y a encontrar el sentido de lo             que sucedía y sucede.
Hay dos caminos: partir de tu exterior, o yendo a tu interior. Puedes entender lo que te rodea, adentrándote en el ambiente que se produce la situación, o ir a tu interior para saber qué hay de ti y qué sientes. El primero de los caminos te lleva al desconcierto, a una actitud de víctima y a más dudas en tu camino. Cada paso que das, aparece otra interrogante, acumulándolas sin saber, a menudo, qué hacer con ellas. Siempre hay cosas y situaciones que no acabas de entender, a la vez que van saliendo otras. Conclusión: puedes perderte, confundirte y ser atrapado por su vibración.
No podemos entender lo que sucede, tanto en nuestra vida como en el planeta que habitamos sin abrir las puertas de tu interior y adentrarte a tu mundo interior, donde refleja en tu exterior lo que en él se encuentra.
Para entender tu exterior, debemos de conocer nuestro interior.
Para entender nuestro amado mundo, debemos de conectar con nuestra amada esencia.
Para obtener una comprensión de lo que sucede, debemos de conocernos nosotros primero.
Cuando vas entendiéndote tú mismo, las dudas y las preguntas empiezan a desaparecer. Te das cuenta que las respuestas de tu entorno aparecen mientras vas recordando y conectando con aquel quien eres.
Eres parte de tu mundo y dentro de él se encuentran los pilares del mundo de tus sueños, aquel donde tu vida y la de toda la humanidad se unifican para vivir en armonía y paz, y donde el amor sea el pilar de toda existencia en este planeta.
Tu interior es parte de tu exterior, y todo lo que sucede en tu exterior, es la materialización según nuestro interior.
No busquemos la comprensión fuera de nosotros. La sabiduría se alberga en el interior de nuestro ser. Cuando más nos acerquemos a nosotros, más iremos entendiendo lo que sucede fuera de nosotros.
No hay que buscar fuera lo que se encuentra dentro. Este es uno de los cambios que se están produciendo en nuestros tiempos, donde el ser humano empieza a ir a su interior para conocerse y abrir así las puertas del entendimiento de su existencia y la evolución, no tan solo personal, sino del planeta que habitamos.
Entender a nuestros semejantes, consiste en entenderte primero a ti mismo. Tú eres parte de la comprensión externa. Cuando más nos conozcamos, más llegaremos a aceptar y comprender a todos los que nos rodean y sus acciones.
No hay nada al azar.
Hay un sentido Universal Mayor para todo lo que está sucediendo en la vida de cada uno y el proceso evolutivo planetario. Estamos interrelacionados, por lo tanto, todo aquello que te permita evolucionar en ti, estás ayudando a evolucionar al resto de la humanidad y permitir que el planeta continúe elevando sus energías. No hay nada porque sí, y todo está sujeto a la intencionalidad amorosa por la cual vinimos a este planeta de una sola luna.
La comprensión del mundo empieza en ti.
La transformación de este mundo también empieza en ti.
Comprender implica aceptar y entender lo que sucede, y esto, solo será posible si empezamos con nosotros mismos, entonces, todo nuestro entorno lo veremos sin crítica ni juicio, porque nos daremos cuenta que todo está bien y sucede por un mayor bien de todos, de cada uno y de nosotros mismos.
 
Entender lo que sucede nos lleva a abrir el corazón y permitir que lo que acontece suceda, sintiendo la calma, la paz y el amor en nosotros desde la serena comprensión del proceso en el cual nos encontramos y el planeta.
 
Desde mi corazón, que el Amor y la Paz sean en todos vosotros.
 

 

jueves, 24 de julio de 2014

La Luz de las Palabras (90)

 
"La prosperidad no se ha de ir a buscarla,  debes de dejar que te venga. No se encuentra, se atrae".  
 
 
Que el Amor y la Paz sean en ti.                                                         

miércoles, 16 de julio de 2014

El secreto mayor guardado

Si buscásemos en el diccionario la palabra Metafísica, veríamos nos la define como “más allá de la materia, de lo físico”.
¿Pero existe algo más allá de la materia? ¡Sí, nosotros!
No os cuestionéis esta respuesta, porque no puede ser aceptada por nuestro raciocinio. Para entenderla debemos de tener presente que más allá de lo físico se encuentra lo etéreo, y esta sutileza nos lleva a hablar de la energía. Por lo tanto, hablar de metafísica es hablar de la energía y su funcionamiento.
Más allá se encuentra la Fuente de nuestra esencia.
Más allá reside la raíz y la intencionalidad de nuestra presencia en esta dimensión.
¿Hay mayor misterio que desvelar nuestra esencia y nuestro potencial acurrucado en nuestro ADN dispuesto a ser activado para ser manifestado en nuestro día a día?
Para poder llegar a entender el universo, debemos de empezar a entendernos nosotros mismos. Según una de las leyes espirituales, donde lo que es arriba, es abajo, nos abrirá la sabiduría de entender la bóveda que nos cubre del firmamento. Somos un universo. Somos parte del firmamento. A imagen y semejanza. Lo que es arriba, es abajo. Tenemos más cercano lo de abajo, pues empecemos por nosotros mismos para abrir las puertas del descubrimiento del Universo en el cual habitamos.
Una segunda ley nos dice que lo que es adentro, es afuera.
La Metafísica no es teoría, artículos, normas, sino una puerta abierta a nuestro autoconocimiento. Conocernos, entendernos, recordar quienes somos, nos llevará a la comprensión mayor de la existencia.
Cuando comprendemos lo invisible, lo visible se adapta a nosotros. Cuando ignoramos el contenido, la forma nos lleva a distorsionar la realidad. Al experimentar y adentrarnos a nuestro interior, lo importante continua siendo invisible, pero nuestros actos y resultados nos apoyan y florecen sintiendo el empoderamiento de nuestro ser. Lo que es importante en nuestra vida, no se postra ante los ojos físicos. Necesitamos ir más allá de la materia para entender nuestra presencia y conocer aquel quien en verdad somos.
Metafísica, en el fondo, no es algo para alguien iluminado. Metafísica es un término que nace del predominio de la ciencia racional. Al no poder dar una explicación desde el raciocinio, se etiquetó nuestro mundo interior y exterior, como algo que se escapaba a los patrones de la física, de ahí la Metafísica. En el fondo, no existe la metafísica, sino el proceso de recordar, de seguir el flujo del autoconocimiento para despojarnos de las limitaciones de nuestro ser y poder expresarnos desde la plena libertad de nuestra esencia.
Si nos adentráramos en el término o contenido de lo que se conoce como Metafísica, llegaríamos a la conclusión, que en el fondo, este término y todo lo que en él se incluye está basado y sostenido por el AMOR. Este es el verdadero sentido e intencionalidad de nuestra presencia en este planeta. AMOR.
Por consiguiente, el camino de la Metafísica, es el camino de introspección en uno mismo para llegar a sentir la esencia de nuestro ser y el entendimiento del camino de nuestra alma ahora y aquí. Llegar a “estudiar” metafísica, es adentrarse en uno mismo para conocer la esencia del Universo. Al abrir las puertas de nuestro interior, abrimos las puertas del universo en el cual nos encontramos, y como consecuencia, podemos llegar a conocer a los seres, a las diferentes energías que en él habitan, incluyendo la nuestra y el papel que todas ellas tienen al estar interrelacionadas.
¡Ah, Metafísica, Metafísica!
Dentro de nuestro día a día, podemos no entender o dar nuestro juicio a todo lo que está sucediendo, pero no somos conscientes que esto que vemos, por ejemplo en los medios audiovisuales, nuestro entorno o redes sociales, está sucediendo debido a nosotros. Sí, cada uno de los habitantes de este planeta está irradiando una energía, y es esta energía, junto con la de cada miembro de la humanidad que hace que los cambios o sucesos de hoy en día, sean posibles. Entender y saber aplicar la energía que somos, dará paso a aquello que todos anhelamos desde nuestro corazón: la paz y el amor en una tierra donde todos los seres convivan en armonía y respeto.
No hay mayor secreto guardado que aquel que se encuentra en nuestro interior. ¿Quieres conocer el universo? ¡Conócete a ti mismo! ¿Quieres tener el empoderamiento de tu Voluntad manifestada? ¡Conócete a ti mismo! ¿Quieres conectar con la sabiduría universal y saber en todo momento lo más adecuado para ti? ¡Ves a tu interior y escucha la Voz de tu Corazón! No hay respuesta externa a tus preguntas. No hay solución o entendimiento para tu vida actual que no se encuentre dentro de ti.
No se necesita estudiar algo externo para saber de ti. Lo importante de cada uno se encuentra en cada célula de tu interior. Adéntrate en ti y deja que las puertas del Cielo se abran para mostrarte aquel quien eres.
Lo oculto no existe. Lo misterioso solo es ignorancia, porque cuando te abres a tu verdadera esencia, todo tiene sentido, porque tu corazón te va guiando y aquellos que se presentan ante ti te ayudan en tu camino. Desde la consciencia despierta, lo oculto, misterioso o enigmático no existe. Todo es normal, así como los milagros. Este es nuestro potencial, amada alma en busca de sabiduría.
El mayor secreto guardado eres tú. ¡Búscate! ¡Encuéntrate y empieza a recordar aquel quien eres más allá de la materia!
¡Tú eres el camino de la Metafísica!
¡Tú eres el camino hacia la plena libertad y felicidad!
Conocerte no solo va a beneficiar tu vida, sino a todos aquellos que te rodeen, y a la vez, a todo el planeta y la humanidad.
Cuanto más consciente seas de ti mismo, más vas a entender el camino que sigues y, no solo hacia dónde dirigirte, sino el cómo hacerlo. ¡Fluye! ¡Déjate llevar por la mano del Amor en ti! Tu divinidad está esperando que la aceptes para que ella pueda manifestarse a través de ti, siendo tú, UNO con ella. Entonces,….todo es posible.
Lo que es importante no es visible a los ojos físicos.
El mayor tesoro en ti, eres tú mismo, la conexión con tu propia esencia y permitir que ella pueda manifestarse majestuosamente.
Hay muchos caminos, pero una sola dirección, y ésta, se encuentra en tu interior.
El tesoro eres tú. Cuando lo encuentres, te encontraras. Entonces, nada más necesitarás, porque siendo tú, todo te va a venir sin esfuerzos y las puertas de tu realización se van a abrir de par en par.
No esperéis grandes teorías metafísicas, porque todo es muy sencillo, y el Amor nos lo ha puesto en un lugar seguro: dentro de ti, de cada uno.  
Para conocer el más allá de la materia solo se necesita una sola cosa: tu intencionalidad incondicional a encontrarte. Deja que el camino te manifieste el sendero de la mayor aventura jamás imaginada. La sabiduría te espera.
Eres Amor, y es este Amor el que te llevará a ti.
 
Desde mi corazón, que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.