miércoles, 19 de noviembre de 2014

Sobre el karma familiar

Hoy querría presentaros un mail recibido donde se me preguntaba sobre el karma familiar. La persona que me las envió, había realizado el curso de las 36 Leyes Espirituales, y en él, surgió el tema de la sanación. Lo recibido le empujó a profundizar más en este aspecto y, concretamente, en relación a la familia.
Las palabras recibidas fueron:
“¡Hola Jordi!
Cuando puedas, ¿podrías decirme dónde encontrar información, sobre cómo sanar el karma familiar? He estado buscando por internet y solo he encontrado información general.
¿Quizás en alguno de sus libros? ¿Sabes en cuál?

¡Gracias por anticipación!
¡Un abrazo!”
A continuación os presento la respuesta a sus palabras:
 
Ya que has puesto un link relacionado con Kryon, te comentaré lo que me has preguntado haciendo servir algún comentario del mismo Kryon para dar entendimiento a la tu pregunta.
 
Él dice que la dualidad es la barrera existente entre nosotros como seres humanos y el Dios que hay en nuestro interior y somos. Cuando conseguimos abatir esta barrera entonces, nosotros somos nosotros.
 
Ahora yo te digo que esta dualidad la estamos borrando de nuestro ADN. Esto quiere decir que estamos sanando para llegar a nosotros mismos. Cuando nosotros sanamos, sanamos todo nuestro ser cuando el ser sana, no solo es una parte de él, sino que esta sanación abraza a todos nuestros aspectos. No podemos solo sanar el dedo del pie izquierdo sino que la sanación de esta parte de nuestro cuerpo, influye a todo el resto del cuerpo, que está relacionado con nuestras emociones y aspectos mentales, por lo tanto, para sanar una parte de nosotros, quiere decir sanar todo nosotros. Sanar es Amor. Cuando se siente amor, no podemos dejar de lado todos los otros aspectos de nuestra vida. No podemos decir:
-         Yo solo quiero amar mi parte laboral, o mi aspecto de relación de pareja, o mi físico.
Cuando solo queremos amar una parte nuestra, no nos amamos, porque el amor es global y no parcial. No podemos amar a medias. ¡O se ama, o no se ama! Cuando uno se ama, es con todas sus consecuencias, implicando e influenciando a cada uno de nuestros aspectos en la vida.
¿Quieres acabar de sanar lo que se conoce como karma familiar?
Teniendo presente el curso que has hecho y las palabras de Kryon que dicen:
 El ser humano de la Nueva Era comprende que es totalmente responsable de todas las cosas que tienen lugar en su vida. Lo que esto significa es un conocimiento a nivel intuitivo que lo que se está produciendo ha sido planificado por nosotros mismos.
 
Ahora yo te digo que al ser consciente que no estabas en el camino del bienestar y el amor, y el hecho de cambiar de camino, te ha llevado a que dejaras que el amor fuera entrando en tu vida, produciéndote el bienestar y la sensación interior que ahora sientes.
Cuando más amorosos nos volvemos, es decir, cuando más conectamos con nuestra esencia, más nos liberamos de todo aquello que no nos ha dejado ser nosotros y nos hemos identificado o hecho caso hasta ahora, como puede ser los lazos innecesarios que hemos creado con nuestra familia y con todo aquello que nos hemos identificado de lo que nos han dicho dentro del círculo familiar y no es lo que nosotros sentíamos o pensábamos.
Cortar todos estos lazos nos permitirá liberarnos de las influencias (karma) familiar. Cuando nos amamos, este amor ya va allí donde hay bloqueos en nuestra vida y a todos aquellos aspectos que no nos dejan ser nosotros.
¡¡¡NOS LIBERAMOS DE TODO LO QUE NO SOMOS!!! (Malas influencias, relaciones limitadoras, alejamientos de personas que no nos ayudan en nuestro camino,…).
Me gustaría finalizar, o no, porque no sé cuando dejarán de susurrarme aquellos que están conmigo, con unas palabras incluidas en el 4º libro de Kryon:
 
El Espíritu de Dios dice que debes de coger tu lámpara y dejar que ilumine a quienes te rodean. Y, sin decir nada a nadie ni explicar nada a nadie, de los que te rodean, lo que está sucediendo, la lámpara brillará a través vuestro esto es lo que debéis de hacer. ¿De qué serviría una lámpara si no la llevaseis a los lugares más oscuros? (…)
¡Primero ocúpate de TI MISMO!, después, todo irá encajando poco a poco.
 
Por lo tanto, para sanar lo que se conoce como karma familiar, debes de sanarte tú, y esta sanación llegará a la familia a través de tu presencia y tu irradiación. Acuérdate de la Ley de la Proyección. 
(Parece que el susurro está llegando a su fin).
Me gustaría finalizar con unas palabras también de Kryon, debido que lo has puesto en el link inicial. Estas pertenecen a su séptimo libro. Dicen:
De repente, la Tierra tendrá Seres Humanos, con la capa de la dualidad, con la que llegaron a ella, que se transformará y cambiará con la realización de la divinidad que se habrán convertido. Junto con esto llegará una pasión por la búsqueda espiritual. Y la familia – que se mostraron de acuerdo en venir con vosotros como familia de sangre – podrá retirarse. (…) El Amor es la llave para que la futura capacidad de la Humanidad cambie esta Tierra (…). La Fuerza reside en la persona, no en la organización.
 
Tú eres uno de estos seres que se está transformando y cambiando para hacer un mundo mejor. Siendo tú, sanarás, te liberarás de las influencias familiares y de todo aquello que no te dejaba ser tú. No hay una técnica, como si fuese una aspirina para hacer una sanación de tu parte familiar. ¡No!. Te estás amando y te estás sanando. Cada vez aceptas más y sabes convivir con tu familia. El Amor es la llave en ti. Es la llave maestra de la realización de tu vida. Te estás responsabilizando de tu vida. 
Es como una máquina corredora de un gimnasio donde el suelo se mueve hacia atrás. Tú eres presente y siempre estás aquí. La máquina va hacia atrás y vuelve a salir por delante. Lo que ahora hagas repercutirá en tu futuro y, ¡cómo no!, en tu presente sobre todo. Si ahora pones amor, este abrazará tu pasado y creará un futuro maravilloso.
Amándote ahora, dando pasos para ser tú, ahora, sanarás tu pasado y solo puedes esperar lo mejor para ti.
Así es y será.
 
Estamos animando a los seres humanos para que vibren a un nivel tal que puedan crear una situación de limpieza tan profunda que los antiguos votos (y pasado) queden neutralizados y el ADN despierte. (de Kryon).
 
Esto es lo que estás haciendo ahora tú.
Gracias por ser y estar. ¡Adelante!
Desde mi corazón, un abrazo.
 

 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Solo existe el Amor

Cada vez más, mis palabras dejan de ser mis palabras; los gestos, mis gestos y mi presencia, la mía.
Cada vez voy dejando de ser humano para dejarme llevar por el ser de luz y amor que hay en mí.
Voy notando con el tiempo que cada vez soy menos yo, dejándome llevar por una fuerza interior superior que me sostiene y me alienta a seguir un camino concreto, tomando, no yo, unas decisiones para alentar a mi humanidad y a mi alma.
Siento lo nuevo en mí y la emoción de ser llevado y manifestado por la divinidad de mi interior.
Cada vez voy dejando de ser yo para dar paso a aquel quien en verdad soy. Es una gran satisfacción y emoción el sentir su energía emanar a través de mí, y como mis decisiones y obras dan paso al mayor bien para todos. Siento una inmensa alegría y amor intenso en mi interior cada vez que así es.
Mi vida ya no me pertenece. Mis palabras, saliendo de mí, cada vez, dejan de ser las mías. Soy yo, siendo mi Divinidad, este ser Superior en mí quien da los pasos para manifestarse a través de mí. Siento que cada vez soy más ella. Mi humanidad se está alejando de mi ser, dando paso a mi verdadera esencia.
Expresar estos sentimientos hace que reafirme el flujo hacia donde estoy siendo llevado. Cuanto más me dejo, más amor siento en mí y mayor bienestar veo en todos aquellos que se encuentran en mi entorno.
Son sentimientos profundos irradiados desde el centro de mi corazón y la fuerza de una pureza interior que abre las puertas de mi camino. ¡Es tan grande lo que siento, que mis palabras parecen insignificantes para tanta majestuosidad amorosa!
Mi corazón se expande y aquel quien soy va adaptándose a su manifestación en mí. Me expando para abrazarlo dentro de mi materia. Ahora lo siento, y dejo que mi lugar sea el suyo, mi presencia la suya.
SENTIR me permite conectar con la Fuente de uno mismo y todos los seres que la acompañan y la habitan. Siento mi integración con ellos y la Unicidad con mis hermanos de la Luz.
Es en esta conexión y unión que eres Uno más con y de ellos. Es en este estado de ser el Hogar y Fuente a la vez, que puedes recibir la sabiduría de tota esencia existencial a lo largo de las diferentes dimensiones y universos. No hay limitación. No hay dudas ni desconcierto porque aquello que sientes es el nivel de más alta vibración que pueda llegar a existir. Tú eres el Amor, y siendo él, puedes sentir la magnificencia de la verdad que somos y existe.
Desde el corazón abrimos las puertas del sentido  de nuestras vidas y la sabiduría que nos da el entendimiento divino de nuestras presencias en esta vida actual y nuestro bagaje existencial como la de todo lo existente. ¡Sentir con la unicidad de nuestro verdadero Hogar! Tú eres parte de este Hogar, que no se encuentra más allá de tu visión física sino, en el centro de tu verdadero ser, albergado en la consciencia de tu interior. Tú eres el Amor de la Intencionalidad Divina. Tú eres la llave del sentido de tu existencia.
Sintiendo, llegamos a nosotros, a la esencia y al verdadero ser de nosotros mismos. La emoción magnificada de saber de ti, y poderte sentir hace que dejes de vivir en la humanidad y abrir de par en par el camino de tu divinidad para llevar a término aquello que has venido a hacer al servicio de la humanidad y el planeta.
SENTIR no da pie a las palabras, sino a una quietud y una plena satisfacción amorosa en ti que solo quieres mantener este estado y continuar sintiendo el inmenso ser que eres y las energías de tu procedencia, junto con todos los seres con los cuales estás unido desde la apertura de tu corazón. Entonces, solo sientes, sintiendo el éxtasi de tu presencia en este estado de quietud, sabiduría y amor puro e incondicional compartido con todo lo existente en cualquier dimensión que pueda haber. Así, escribir no puede transmitir aquello que solo estando y siendo tú puede.
Por lo tanto, ahora, dejo de transmitir, y desde mi corazón, a todos os abrazo, bendiciéndoos y deseando que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.
Gracias por ser y estar.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Sabiduría y Consciencia

La sabiduría no existiría, en los confines de nuestro ser, sin la presencia de la Consciencia. Pero, ¿qué es realmente la consciencia? Si es la llave para adquirir la sabiduría existencial, ¿dónde se encuentra y cómo hacerla servir? Por lo tanto, para entender la sabiduría deberíamos de conocer lo que es la consciencia.
La consciencia es como el ADN del Universo. Todo él es consciencia. Todo él actúa en base a unas directrices de orden, armonía y amor. Toda manifestación o movimiento se establece para un fin superior a la individualidad de toda vida que en él habita. Cuando el TODO se establece, lo individual brota sus raíces para sintonizarse con el TODO. Nuestras existencias se basan en una sincronización con lo que sucede más allá de nuestra terrenalidad. Un universo en orden, empuja a una tendencia al orden en cualquier parte de él. Cuando la Fuente Universal emana una energía y patrón a todos sus rincones, toda vida existente en él, recibe y adapta esta energía para el mayor bien del TODO.
La consciencia es la esencia de la cual todos procedemos y nos dirigimos. Cuando nos damos cuenta de nuestro trayecto y el sentido de nuestra presencia en este mundo, la consciencia está activada en nosotros. Es darnos cuenta de la esencia de nuestro ser y todo lo que existe. Cuando llegas a este entendimiento y sentimiento a la vez, hace que tu vida fluya al unísono con todo el universo, como parte de él que eres. Su ADN se encuentra en ti, y el proceso de nuestra presencia consiste en activar el universo en nosotros, a través de nuestro ADN individual. Éste está unido al ADN universal. Cuando los dos se unen, a través de tu despertar y evolución, vas adquiriendo una sabiduría que te lleva a subir nuevos peldaños en tu escalera de la ascensión.
La sabiduría no existiría sin la consciencia. Esta nos permite ir conociendo y sintiendo cada vez más, aquel quien en verdad somos.
A mayor consciencia, mayor sabiduría. No existe una sabiduría sin la activación de tus genes y ADN.
La consciencia, por lo tanto, es el darte cuenta de tu ser, con todo lo que esto representa. Si tu presencia tiene que ver con el lugar que te encuentras, entonces, tu consciencia te hará entender el por qué estás dónde estás y tu función en relación a los que te rodean. Esta función está relacionada, a la vez, con otra a nivel planetario. Entendiendo tu ser en este lugar donde habitas y te mueves, entonces, podrás entender el resto de la existencia que te rodea. Entendiéndote, entenderás tu amado mundo y a la humanidad, con todo lo que está sucediendo en él y el por qué las situaciones que están viviendo parte de los seres que cohabitan en este mundo contigo.
Darte cuenta de las bases de tu existencia, hará que todo fluya y puedas ayudar a los demás, también a fluir. La sabiduría te lleva a vivir desde la aceptación y el amor que eres y todos somos, como parte del universo, del cual pertenecemos. Estas influencias del universo, llegan a nosotros, e incluso, están en nosotros. Llegar a darnos cuenta de ellas, nos llevará a un camino de ascensión para elevar nuestro ser y nuestras energías. Somos parte del Universo, cuanto más nos elevemos, también ayudaremos a elevar y ensalzar el potencial que en él hay, y en cada uno de nosotros.
La consciencia es la activación de tu verdadero ser, albergado en tu ADN individual. Éste nos llevará a la sabiduría al mismo ritmo que nos predispongamos a aceptar nuestra verdadera esencia.
A mayor consciencia, mayor sabiduría.
La consciencia va ligada al interés de todos, del TODO, siendo nosotros parte de este TODO. No privan las individuales, sino que todo lo que sucede es para el mayor bien del TODO y todos. La intencionalidad inicial es el TODO.
Esta unicidad hace que seamos como vasos comunicantes que si una entrada se llena, las otras salen beneficiadas. Tu evolución, beneficia a todos y a todo el universo. Esta es una de las grandezas de tus capacidades para establecer la armonía y el amor en nuestras vidas y el universo. Eres parte de él. No podemos hablar del ser humano sin relacionarlo con el universo. Van unidos. La consciencia es la misma.
La sabiduría no es conocimiento. Éste es el primer peldaño de una escalera donde no divisas su final. Conocimiento no es sabiduría. El conocimiento estriba en saber desde el raciocinio, mientras que la sabiduría está relacionada con el corazón, con el amor. El amor es la energía de más alta vibración existente en el universo. Nosotros, como hijos de él, como parte de él, también albergamos este amor en nosotros. Darnos cuenta de él, nos llevará a adquirir un grado de consciencia para elevar nuestro verdadero hogar universal y ser. Nuestra alma está relacionada con la intencionalidad de darnos cuenta de nuestra procedencia y esencia. Uno de nuestros fines en las encarnaciones, es el hecho de adquirir mayor grado de consciencia a través de nuestro proceso como almas en evolución que somos.
El universo nos facilita todos los elementos y herramientas para que así sea. Lo sorprendente de todo esto, es que estas herramientas las llevamos ya en nuestro interior desde el momento de cada nacimiento en la materia. Irlas descubriendo y dándonos cuenta de ellas, nos llevará a quienes somos nosotros en verdad y al sentido de nuestra presencia en esta dimensión que nos encontramos actualmente.
La sabiduría procede del grado de consciencia que uno puede llegar a tener. No es conocimiento, porque este es mental, intelectual. La sabiduría pertenece a nuestro verdadero ser, no a lo humano, sino a la divinidad que hay en cada uno.
Consciencia y sabiduría van de la mano, aunque la segunda, tendrá que ver con los aspectos que el ser necesite según su Plan Divino Individual.
El universo es energía. Nosotros también.
El universo es consciencia. Así nosotros.
El universo es amor, como esencia de armonía. Nosotros también.
Somos universo, y entendiéndonos, lo entenderemos también a él. Entendiéndolo, entenderemos el funcionamiento de todo lo existente y encarnado, incluyéndonos. Queriéndolo entender desde lo exterior, lo físico, no lo llegaremos a comprender del todo, porque su presencia va más allá del raciocinio y lo físico. Por eso estamos nosotros, los humanos, inicialmente. Para entender el universo desde nuestro interior. A través nuestro llegaremos a él, pero no porque nos hayamos separado, sino para ensalzarlo y unirnos más, entendiendo este “unirnos”, como la atracción entre todos los sistemas de vida existente en él y adquirir una Unicidad más firme y amorosa entre todos los que existimos en esta amada cuna celestial.
Tenemos un sentido en nuestro camino. El avanzar por él, cada uno el suyo, nos iremos acercando los unos a los otros, e iremos elevando y magnificando la esencia de la cual todos procedemos: el Amor.
Por eso, ahora, todo lo que sucede en nuestro rincón donde habitamos. Nuestro planeta se eleva, y tú sientes con fuerza este desprendimiento de lo humano para dar paso al verdadero ser que eres: divinidad.
La consciencia necesitaba hacer presencia en nuestras vidas, y ahora que ya es sabido el camino para activarla en cada uno, depende del ser dar los pasos para aceptarla en su vida y vivir con ella. Se respeta el libre albedrío. Sentimos una fuerza que nos impulsa a liberarnos de lo que nos identificamos en nosotros y dar paso al verdadero ser que somos.
Eres amor, consciencia y alimento para todos aquellos que te rodean. Eres cabo donde acogerse y vencer los miedos y resistencias que puedan llegar a tener los que te rodean. Sé fuente en medio de sus caminos.
Sé consciente de tu presencia y no quieras hacer nada especial, solo SÉ y manifiéstate tal como eres. Todo, entonces, fluirá y rodará hacia el encuentro con tu verdadero ser amoroso.
Eres parte del Universo, y él te apoya y protege.
Eres amado.
 
Desde mi corazón, que el Amor y la Paz sean en cada uno de vosotros.